Ante un hipotético escenario de una Tercera Guerra Mundial, un legislador de Rusia evaluó cuál cree que debería ser el primer objetivo de Moscú en Europa si la guerra en Ucrania escalara.

Se trata de Andrey Gurulyov, quien es excomandante adjunto del distrito militar del sur de Rusia, conocido aliado del líder del Kremlin, Vladimir Putin, y quien tuvo un diálogo con un canal de televisión respaldado por el gobierno ruso.

En ese sentido, Gurulyov hizo el comentario durante una discusión sobre el bloqueo de Lituania al enclave ruso vecino de Kaliningrado por lo que planteó la posibilidad de invadir el Báltico en su estrategia y así buscar revertir la capital lituana, Vilna.

De esta manera, Gurulyov indicó que se podría invadir también la capital estonia, Tallin, a su identidad zarista como Reval, ya que ambos países son de la Otán y cualquier invasión por parte de Rusia desencadenaría una Tercera Guerra Mundial.

Por su parte, Alemania teme que Rusia no podrá reanudar las entregas de gas natural a Europa a través del gasoducto Nord Stream 1 después de los trabajos de mantenimiento programados en julio, declaró el vicecanciller alemán el jueves, lo que complicaría el panorama para este invierno.

Rusia redujo este mes el suministro de gas a Alemania, Italia, Austria, República Checa y Eslovaquia, justo cuando los países de la Unión Europea pasan problemas para reabastecer sus instalaciones de almacenamiento con el combustible, utilizado por plantas generadoras de electricidad, la industria energética y hogares para calentarse durante el invierno.

El gigante energético estatal ruso Gazprom ha culpado la reducción del flujo de gas a través de Nord Stream 1, que corre bajo el Mar Báltico desde Rusia hasta Alemania, a un problema técnico. La compañía dijo que el equipo que se estaba reacondicionando en Canadá quedó atascado allí debido a las sanciones occidentales por la invasión rusa a Ucrania.

Puedes leer: Miembros del G7, juntos por Ucrania; lanzan más represalias contra Rusia

Los líderes alemanes rechazaron esa explicación y consideraron que las reducciones fueron resultado de una decisión política.

El vicecanciller Robert Habeck, quien también es ministro de Economía y Clima de Alemania y por lo tanto responsable del tema de energía, dijo que es posible que ocurra un “bloqueo” del gasoducto a partir del 11 de julio, cuando comenzarán los trabajos de mantenimiento regulares. En veranos anteriores, el trabajo implicó cerrar la tubería durante unos 10 días, precisó.

“Pero dado el patrón que hemos visto, no sería sorprendente si encuentran algún pequeño detalle técnico y luego dicen: ‘No podemos reactivarlo de nuevo. Nos topamos con algo durante el mantenimiento y eso es todo’”, declaró Habeck durante un foro organizado por el periódico Sueddeutsche Zeitung.