La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) denunció ayer que en los últimos meses ha recibido “información preocupante” sobre casos de violencia y trato inhumano y denigrante contra lesbianas, gay, bisexuales y trans (LGBT) en cárceles, estaciones de policía y centros de detención de migrantes.

Por lo anterior, la CIDH llamó a los Estados miembros de la OEA “para que adopten medidas urgentes y eficaces que garanticen la vida, seguridad, integridad personal y dignidad de las personas LGBT”, indicó la comisión en un comunicado.

El organismo destacó en particular los casos de las personas de la comunidad LGBT en cárceles por considerar que son quienes enfrentan un riesgo mayor de violencia sexual a manos de otros reos y personal de seguridad.

Triple discriminación

Un informe del Relator Especial sobre Tortura de Naciones Unidas, elaborado en 2010, concluyó que las personas LGBT “están en el peldaño más bajo de la jerarquía informal en los centros de detención, lo cual se traduce en una situación de doble o triple discriminación”.