El líder de la oposición rusa, Alexei Navalny, quedó libre el día de ayer después de pasar 30 días bajo custodia en la cárcel por organizar una protesta no autorizada en Rusia.

Navalny había convocado una serie de mítines en Moscú, la capital rusa, y en otras ciudades el pasado 5 de mayo, justo antes de la reelección del Presidente Vladimir Putin para un nuevo mandato.

Demostraciones que Alexei emitía bajo el lema de “él no es nuestro zar”, en referencia al mandatario, tuvieron lugar en todo Rusia.

Un tribual de Moscú condenó al opositor por los cargos de organizar un mitin no autorizado y resistirse a la detención de la policía. Las autoridades ordenaron su encarcelamiento durante un mes.           

Navalny, el opositor con más influeyente, hizo campaña electoral para las elecciones presidenciales del pasado 18 de marzo pero no pudo participar por sus antecedentes penales en un caso que él considera una persecución política.

El activista, que se ha convertido en el enemigo político más visible de Putin, ha cumplido varias condenas de varias semanas por organizar otras protestas.

Y detienen a activista gay

El activista británico Peter Tatchell fue detenido ayer en Moscú durante una acción de protesta contra las violaciones de los derechos de los homosexuales, en el centro de la capital rusa, justo antes de que comenzará la inauguración del Mundial.

“Me manifiesto en nombre de los rusos (…) No puede haber relaciones deportivas normales con un régimen anormal como el de Vladimir Putin”, declaró el hombre de 66 años, quien fue detenido por tres policías.

En 2007 había sido detenido después de haber sido golpeado en una marcha del orgullo LGBT, en Moscú.