Israel declaró estado de emergencia en la ciudad central de Lod, cerca de Tel Aviv, tras las protestas de los árabes israelíes.

La violencia actual entre israelíes y palestinos comenzó hace un mes en Jerusalén, pues Israel considera todo Jerusalén como su capital, mientras que los palestinos reclaman el este de la ciudad, donde hay lugares sagrados para judíos, musulmanes y cristianos.

El conflicto que estalló esta semana, se convirtió rápidamente en una de las peores olas de violencia en los últimos años

Apenas el viernes, Israel atacó con fuego de artillería el norte de la Franja de Gaza y colocó a soldados a lo largo de la frontera con el territorio luego de días de choques con el grupo islamista Hamas.

Los combatientes palestinos han lanzado unos 1.800 cohetes contra Israel, que ha respondido con más de 600 ataques aéreos, y se han registrado episodios de violencia comunal en Israel por cuatro noches.

Lee: Israel destruye edificio que albergaba sede de AP en Gaza

Y este sábado un ataque aéreo israelí destruyó un edificio en Ciudad de Gaza donde estaban las oficinas de The Associated Press y otras organizaciones noticiosas.

Cabe señalar que todos los empleados y colaboradores de la AP están ilesos, pues salieron del inmueble antes de que Israel advirtió que iba a atacarlo.

Tras los últimos eventos, la ONU ha advertido que se está avanzando hacia “una guerra a gran escala”.

¿Por qué sucede el conflicto ahora?

El conflicto que existe desde hace años entre israelíes y palestinos se detonó por los movimientos para desalojar a las familias palestinas de sus hogares cerca de la Ciudad Vieja de Jerusalén.

Este lugar es conocido por los musulmanes como el Noble Santuario y por los judíos como el Monte del Templo.

La policía israelí entró en la mezquita Al Aqsa disparando granadas paralizantes, mientras los palestinos lanzaban piedras.

Apenas en abril, cientos de extremistas judíos marcharon por Jerusalén cantando: ‘Muerte a los árabes’.

Durante décadas los árabes israelíes se consideran víctimas de discriminación en su propio país y no solo ellos, organizaciones internacionales de derechos humanos lo han atestiguado.

De acuerdo con Amnistía Internacional, Israel impone una discriminación institucionalizada contra los palestinos, que se conoce como segregación racial y consiste en la separación de distintos grupos raciales en la vida diaria, ya sea en restaurantes, cines, baños, colegios o a la hora de adquirir o alquilar casas

Según un informe publicado en abril de 2021 por Human Rights Watch, las autoridades israelíes están cometiendo apartheid (segregación racial), un crimen de lesa humanidad, contra los palestinos que viven dentro de Israel, Cisjordania y Gaza.

Por ejemplo, en 2018, se aprobó una la ‘ley de estado-nación’ que abolió el árabe como idioma oficial, junto con el hebreo.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel rechazó ese informe, que considera “absurdo y falso”.

Además, Jerusalén se considera sagrado para judíos, musulmanes y cristianos.

La Ciudad Vieja es el hogar de la Iglesia del Santo Sepulcro donde los cristianos creen que Jesucristo fue enterrado, mientras que los musulmanes consideran que el profeta Mahoma hizo su Viaje Nocturno y que ascendió al cielo en la Mezquita Al Aqsa.

Para Israel, toda la ciudad es su capital y esto no es negociable, mientras que los palestinos quieren ocupar el Este la ciudad.

Reacción internacional

En Londres, miles de personas marcharon hacia la embajada de Israel para protestar contra los ataques israelíes.

Manifestantes que coreaban “¡Liberen a los palestinos!” marcharon por Hyde Park en Londres y se reunieron afuera de la embajada, custodiados por muchos policías. Los organizadores exigieron que el gobierno británico suspenda su apoyo militar y financiero a Israel.

Mientras que en París, algunos desafiaron la prohibición de realizar marchas. La policía antidisturbios francesa utilizó gas lacrimógeno y cañones de agua para dispersar a los manifestantes que apoyan a los palestinos en la Franja de Gaza.

En España, miles de personas también marcharon por las calles de Madrid para protestar contra los ataques de Israel en la Franja de Gaza.

Te recomendamos: Disturbios y ataques sin fin entre Israel y Palestina

Incluso, este sábado el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dialogó con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y con su homólogo palestino, Mahmud Abás, en medio del conflicto que hay entre ambos países del medio oriente.

Ésta es la primera ocasión que Biden se comunica con Abás, además de que la llamada ocurre un día después de que llegó el enviado de Estados Unidos para intentar mediar un alto al fuego.

El viernes, miles de musulmanes liderados por activistas de un partido islámico marcharon en la capital de Bangladesh el viernes en protesta por los ataques israelíes contra palestinos.