La Organización no gubernamental Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) anunció que al menos 448 personas perdieron la vida, dos mil 800 resultaron heridas y 595 están desaparecidas tras las protestas en contra de la administración del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

Asegurando que los últimos 15 días fueron particularmente sangrientos, Álvaro Leiva, secretario ejecutivo de la ONG, destacó que las cifras presentadas fueron registradas desde el 19 de abril hasta el pasado 25 de julio, y agregó que los elevados números responden a la represión del Gobierno actual y los enfrentamientos que desató entre manifestantes y la policía del país.

“En el ejercicio de nuestra labor humanitaria, nos sentimos profundamente preocupados por la crisis de violación de derechos humanos por parte de un Gobierno que no demuestra la voluntad política de mejorar la radiografía de los derechos humanos de sus ciudadanos”, dijo Leiva.

La ONG detalló que 356 personas murieron por impactos de arma de fuego, 20 por heridas de arma blanca, dos por granas de mano, dos por armas artesanales y 68 aún están en investigación.