Más de 100 personas murieron y al menos 200 resultaron heridas ayer en un enorme incendio desatado durante un espectáculo de fuegos artificiales en un templo en el estado de Kerala, en el sur de India, según las autoridades.

El fuego comenzó cuando una chispa del espectáculo prendió otra remesa de fuegos artificiales que se almacenaba en el complejo del templo de Puttingal, en la localidad de Paravoor, situada al norte de la capital del estado de Kerala, dijo el ministro jefe Oommen Chandy, máximo cargo electo del estado.

Miles de personas abarrotaban el recinto cuando se produjo una gran explosión alrededor de las 3:00 de la madrugada, según las autoridades.

Las llamas se expandieron con rapidez por el templo, atrapando a los fieles dentro. 

La mayoría de las 102 víctimas mortales fallecieron al derrumbarse el edificio donde se almacenaban los fuegos artificiales, explicó Chandy.

Cada año, el templo organiza una competencia de fuegos artificiales en la que varios grupos ofrecen sucesivos espectáculos para miles de devotos reunidos para el último día de un festival de siete días en honor de la diosa Bhadrakali, una encarnación en el sur de India de la diosa hindú Kali.

Las autoridades regionales habían prohibido el espectáculo este año, dijo Chandy. (AP)