La noche del sábado la ciudad de Londres vivió otra trágica jornada en lo que se muestra como un ataque terrorista que hasta el momento ha dejado 7 muertos y 48 heridos.

Alrededor de las 22:08 horario de la ciudad, se notifica que un vehículo había atropellado a varios transeúntes en el puente London Bridge, donde continuó su curso hasta Borough Market.

Fue ahí donde los sospechosos descendieron del vehículo y atacaron a otras personas con cuchillos.

Después de 8 minutos policías abatieron a los sospechosos, y se dieron cuenta que llevaban cinturones con lo que parecían explosivos, mismos que resultaron ser falsos.

La primer ministro Theresa May ha condenado el ataque y lo relaciona con el extremismo islamista, mismo que ya se ha manifestado en otros ataques en el Reino Unido, sin embargo descarta que haya alguna relación con los hechos de Manchester Arena, donde hubo explosiones tras el concierto de Ariana grande.

En otra declaración, Theresa May apunta al internet como un espacio donde se mueven los terroristas con libertad, y pide el apoyo de la comunidad internacional para combatir los sitios y grupos donde se promueven estas actividades y un trabajo en casa para evitar la violencia.

El líder opositor del partido laborista Jeremy Corbyn llamó a suspender por unas horas su campaña, sin dejar de lado los comicios próximos en el país. Declaró que no recuerda ningún otro proceso electoral bajo este constante estado de tensión y amenazas terroristas.

Hasta el momento hay  12 detenidos por los hechos luego de que la policía registrara la casa de uno de los terroristas. Tras la información de uno de los vecinos quien dijo que el sospechoso se mostraba como un vecino amable y que apoyaba a la comunidad, se hicieron las detenciones de los relacionados, quienes tenían relación con la religión musulmana.

Tras este ataque, Reino Unido vuelve a una alerta terrorista a nivel severo, y se realiza la movilización de policías y militares armados en puntos estratégicos de las ciudades.