¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Latitud
imagen principal

2020

Las amenazas de Trump

Mariana Recamier

El mandatario de Estados Unidos amedrenta a otros países para recuperar capital político antes de las próximas elecciones presidenciales, pero no puede actuar sin la autorización de la Cámara Baja que cuenta con mayoría demócrata


Abr 2, 2019
Lectura 5 min
portada post

Las declaraciones radicales del presidente Donald Trump aumentan entre más se acerca el periodo electoral en Estados Unidos. Las últimas advertencias del mandatario son cerrar la frontera sur del territorio estadounidense y eliminar la ayuda económica a tres países centroamericanos por su supuesto fracaso en detener el flujo de migrantes.

El gobierno de México y los de otros países no ceden tan fácil ante los amedrentamientos porque saben que el republicano no puede actuar de forma solitaria.

Después de que Trump amenazara con el cierre de la frontera, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo la mañana del lunes que México no se confrontará con el gobierno estadounidense y que actuará con prudencia.

“No quiero adelantar vísperas, decirles que estamos ayudando, no vamos a confrontarnos con el gobierno de Estados Unidos, ya me lo recomendaron mis asesores internacionalistas en Poza Rica”, aseguró el mandatario mexicano

Trump también enfureció por los números crecientes de familias que llegan a Estados Unidos para solicitar asilo. Su gobierno notificó al Congreso la tarde del 29 de marzo que tiene la intención de reprogramar 450 millones de dólares en ayuda para Guatemala, Honduras y El Salvador.

“Ya no enviamos dinero allá… Les estamos dando una tremenda ayuda. Dejamos de pagarles”, dijo el republicano a periodistas el viernes.

El Departamento de Estado inició el sábado los trámites para cumplir las indicaciones de Trump sobre la ayuda al Triángulo Norte de Centroamérica.

El domingo, el jefe de Gabinete interino de la presidencia, Mick Mulvaney, argumentó en televisión que las amenazas de Trump de cerrar la frontera con México o de cortar la ayuda se debían a que la oposición demócrata no le había dejado otra opción.

En la mayoría de ocasiones, las decisiones de Trump dependen del Congreso y los demócratas son mayoría en la Cámara Baja después de los resultados de las elecciones intermedias, es decir, existe una oposición en el legislativo que detiene los impulsos del líder estadounidense.

Las amenazas de Trump vía redes sociales o en declaraciones oficiales desde la Casa Blanca logran desestabilizar la política internacional al menos a nivel discursivo. Este tipo de comntarios también le sirven al mandatario para asegurar el apoyo de sus simpatizantes camino a las próximas elecciones.

Especialistas coinciden en que el aumento del discurso beligerante en Trump es una estrategia de precampaña para los próximos comicios en Estados Unidos.

“A Donald Trump le conviene ser beligerante porque fue electo por esa actitud en 2016. Esta cuestión del muro pagado por los mexicanos, obligar a los países de la OTAN que le paguen a Estados Unidos para protegerlos… Todas estas cuestiones que sonaban a disparates lo ayudaron a ganar la presidencia”

- Juan Pablo Galicia

Analista político

En ese sentido, el especialista añade que los primeros cuatro años de gobierno de un presidente estadounidense son para construir una imagen rumbo a la reelección. El primer periodo sirve para cumplir las promesas simbólicas de modo que se pueda ganar la reelección. En cambio, el segundo mandato sirve para construir el legado como jefe de Estado.

“Es necesario que Trump cumpla sus promesas por más locas que suenen en el contexto de la política de Estados Unidos porque de otra forma no se puede parar enfrente de los electores que confiaron en él en 2016 para pedirles el voto en 2020”, añade Galicia.

Menos aprobación

El presidente también quiere recuperar la aceptación que perdió desde que fue electo. De acuerdo con el recuento de encuestas FiveThirtyEight, Trump tuvo un nivel de aprobación del 45.5 por ciento en su primer día como mandatario y su índice es de 42.1 puntos porcentuales el 1 de abril.

Al contrario, su nivel de desaprobación aumentó. El republicano comenzó con 41.3 por ciento de rechazo y al primer día de abril tiene 52.8 por ciento. En este sentido, la internacionalista Arlene Ramírez Uresti asegura que Trump busca a toda costa recuperar capital político mediante sus amenazas a otros gobiernos.

“A Trump le importa recuperar algo de capital político para las elecciones. Está repitiendo la misma fórmula de las elecciones anteriores, retoma temas de coyuntura que son sensibles en el electorado como la migración”

- Arlene Ramírez Uresti

Doctora en relaciones internacionales

Ramírez Uresti añade que las amenazas de Trump se quedan en palabras y no se convierten en acciones porque el poder ejecutivo tiene muchos límites en Estados Unidos en temas como la seguridad nacional.

La Cámara Baja del Congreso no permite que el republicano construya el muro o retire recursos a otros países porque este organismo es el encargado de controlar el presupuesto del país.

La internacionalista advierte que desde ahora hasta junio se darán de forma reiterada picos de conflicto entre el ejecutivo y el Congreso, sobre todo por la mayoría demócrata que hay en la Cámara de diputados.

La especialista agrega que Trump recurrirá de manera frecuenta temas controversiales que después serán el eje discursivo de la campaña de los republicanos para poder tener la preferencia electoral en el 2020.

Las amenazas del presidente continuarán hasta las próximas elecciones de Estados Unidos. Los comicios para elegir al nuevo presidente de los estadounidenses se celebrarán el martes 3 de noviembre de 2020.


Notas relacionadas

Sep 26, 2019
Lectura 7 min

2020

¿Un impeachment cerca para Donald Trump?

Mariana Recamier


Sep 26, 2019 Lectura 7 min

Jun 19, 2019
Lectura 6 min

May 30, 2019
Lectura 6 min

2020

Adiós, Rusiagate

Mariana Recamier


May 30, 2019 Lectura 6 min

May 20, 2019
Lectura 6 min

2020

México, el reto demócrata

Imelda García


May 20, 2019 Lectura 6 min

Comentarios