Colombia está viviendo un momento sin precedentes. Mientras que en dos semanas se elige a un nuevo presidente, el actual jefe de Estado, Iván Duque, enfrenta una orden de arresto domiciliario.

A través de un comunicado, la Sala V del Tribunal Superior de Ibagué informó que el mandatario supuestamente incumplió con una sentencia que la misma Corte le había solicitado en 2020 para la protección del Parque Nacional Natural Los Nevados.

Entre otras cosas, Duque debía elaborar un plan para la recuperación y el manejo del área protegida, así como designar a un grupo de especialistas para preparar labores de conservación y protección de la misma.

Debido a esa supuesta falta, el Tribunal concluyó que el mandatario debía ser arrestado por cinco días, además de pagar una multa equivalente a 15 salarios mínimos mensuales vigentes, a menos de que antes se acreditara el cumplimiento de la orden tenida como incumplida.

Respecto a esta orden, Duque declaró que además de que se estaba violando la Constitución al pedir el arresto de un presidente, quien está favorecido por un fuero, junto a sus funcionarios en efecto trabajó para darle cumplimiento a la protección del Parque Los Nevados.

“Esa sentencia está más que cumplida y los reportes están”, dijo el presidente ante la prensa, aun cuando sigue en manos de la Corte Suprema de Justicia la decisión de continuar o no con la orden del Tribunal de Ibagué, dejando en incertidumbre la situación del mandatario.

Para la maestra Norma Soto Castañeda, internacionalista y docente de la Universidad La Salle, con estos señalamientos Iván Duque no recibe un buen cierre de gobierno, sino que pone en evidencia que no cumplió con ciertas solicitudes o que simplemente no les tomó el cuidado que requerían.

“No lo deja con una muy buena imagen, con un buen cierre. Es por eso que las fuerzas políticas siempre deben tener cuidado con las acciones que hacen, porque habrá alguien que les recuerde si lo hicieron o no de forma correcta”, comenta.

De acuerdo con ella, los señalamientos contra Duque toman hoy en día mucha más relevancia que si las hubiera recibido en una época diferente, considerando que a nivel mundial se están tomando medidas de urgencia para un mejor desarrollo sustentable.

De igual manera, el doctor Fernando Neira Orjuela, miembro del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe (CIALC) de la UNAM, destaca que con esta orden de arresto se deteriora aún más la imagen pública del presidente que “de por sí ya se encontraba por los suelos”.

En 2019, un año después de que tomara posesión, Duque registró un nivel de desaprobación de 50 por ciento, de acuerdo con una encuesta de Ipsos, mientras que en marzo de este año llegó a 73; una cifra que puede ir en aumento considerando si el propio presidente no actúa a su favor.

Entre las alternativas que Duque tiene para mejorar su situación, la maestra Soto Castañeda destaca el aumento de capital para el cuidado del medio ambiente, ordenar la plantación de más árboles alrededor del territorio, revisar los filtros de agua para medir los grados de contaminación, e incluso ser parte de un grupo u organización ecológica en cuanto termine su mandato.

Estas acciones podrían ayudarlo a dejar atrás la imagen que se creó a su alrededor tras recibir la notificación del Tribunal de Ibagué, siempre y cuando las pruebas que asegura tener estén lo suficientemente sustentadas.

“Lo que le puede pasar a futuro depende de la gravedad de las acusaciones, de las pruebas y de los resultados mismos. Si esto no sale a su favor, el presidente podría incluso quedar inhabilitado por varios años para ejercer cargos públicos”, agrega el doctor del CIALC.

Lección a futuro para sucesores de Iván Duque

Ante la situación en la que se encuentra el presidente Iván Duque, los candidatos que buscan sucederlo, Gustavo Petro y Rodolfo Hernández, podrían tomar este acontecimiento como una lección, impulsándose a cumplir con todas las solicitudes que reciban de cualquier Tribunal.

“Estamos ante un tema que es muy delicado que es el rubro medioambiental, y este gobierno se caracterizó por promover políticas antiambientalistas, como promover la explotación mineral (…) Entonces, lo que se esperaría es que quien resulte ganador (en las elecciones) entienda esta lección y priorice el medio ambiente y los recursos naturales”, comparte el doctor Neira Orjuela.

De acuerdo con el Índice de Desempeño de Cambio Climático (CCPI) 2022, Colombia carece de un plan de financiación e implementación en favor de sus políticas medioambientales, para así llegar a cumplir ciertas metas, como reducir en un 51 por ciento las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) para 2030.

Para la maestra Soto Castañeda, los candidatos a la presidencia deben difundir diversas promesas sin llegar al populismo, pues de lo contrario corren el riesgo de no cumplir con todo lo que propusieron.

“Los aspirantes deben tomar el caso del presidente Duque con mucho cuidado, ayudándoles a entender que no por querer sobresalir en la competencia deben prometer cuestiones que nunca van a poder realizar, sino enfocarse en una cosa a la vez: discurso, acciones y recursos”, sostiene la académica.

En ese sentido, aunque aún está en incertidumbre la situación del presidente, se espera que los aspirantes a su cargo hablen del tema, dejando en claro que durante su periodo darán a conocer los resultados de cada una de sus medidas con el fin de que no queden en duda sus labores.

También puedes leer: Iván Duque va contra la violencia en Colombia tras vivir atentado