Reporte Indigo

JAPóN

Japón se viste de luto tras paso de tifón y sismo

Una mujer camina junto a un edificio que se dañó en la isla de Hokkaido, en el norte de Japón, luego de un sismo de magnitud 6,7 que se registró el jueves 6 de septiembre de 2018. (Masanori Takei/Kyodo News vía AP)

Un sismo de magnitud 6.7 sacudió este miércoles (jueves en Asia) a Hokkaido, la principal isla del extremo norte de Japón, causando deslaves que dejaron a casi 3 millones de habitantes sin servicio de electricidad.

El terremoto remeció el sur de la isla de Hokkaido alrededor de las 3:08 a.m. (hora local) y se registró a una profundidad de 40 kilómetros, informó la Agencia Meteorológica de Japón.

El epicentro del sismo se ubicó al este de la ciudad de Tomakomai y también afectó a Sapporo, la capital de la Prefectura de Hokkaido, que cuenta con alrededor de 1.9 millones de habitantes.


La Agencia de Manejo de Desastres señaló que en Tomakomai se encontró a un hombre sin signos vitales y varias personas fueron reportadas como desaparecidas en Atsuma, una población cercana.

Por lo menos otras 20 personas resultaron heridas en localidades cercanas, aunque de momento se desconoce su estado.

El secretario del gabinete, Yoshihide Suga, dijo que recibieron cientos de informes de personas desaparecidas y edificios colapsados.

Las autoridades realizan, aún, operaciones de búsqueda y rescate a su mayor capacidad mientras se evalúa la magnitud de los daños, indicó Suga.

Los daños se suman a los que dejó a su paso el potente tifón que ayer azotó a Osaka, la principal isla japonesa.


Jebi, el tifón más potente que Japón ha vivido en 25 años, dejó 11 muertos y una senda de destrucción.

El vórtice del meteoro tocó tierra el martes con vientos sostenidos de 160 kilómetros por hora y dejó una senda de destrucción dentro y alrededor de Osaka y en las ciudades aledañas.

Un barco comercial de gran tamaño se estrelló contra un malecón y sus contenedores quedaron flotando en el mar.

En Kioto, antigua capital imperial y popular destino turístico, el tifón derribó los templos de madera así como sus puertas rojas de entrada. En Nara, otro lugar histórico, varios árboles cayeron sobre un santuario.

Más de 400 mil viviendas en el oeste y el centro de Japón seguían sin luz el miércoles, y las empresas eléctricas advirtieron que recuperar el servicio en su totalidad podía demorar algún tiempo.

Además de las 11 personas fallecidas, 470 más resultaron heridas, dijo el secretario en jefe del ejecutivo, Yoshihide Suga.

Exit mobile version