El Papa Francisco aseguró ayer que “no es justo” ni “verdadero” asegurar que “el Islam es terrorista”, aunque reconoció que entre los musulmanes existen “grupitos fundamentalistas”, como en todas las religiones.

El Pontífice pronunció esas consideraciones como parte de las respuestas en una conferencia de prensa que mantuvo con los periodistas de su comitiva durante el vuelo que lo trasladó de Cracovia a Roma tras su visita apostólica a Polonia.

“A mí no me gusta hablar de violencia islámica, porque todos los días ojeo el diario y veo violencia, aquí en Italia: éste que mató a la novia, el otro que mató a la suegra. Estos son católicos bautizados, son violentos católicos”, explicó.

“Si yo hablo de violencia islámica, tengo que hablar de violencia católica, pero no todos los islámicos son violentos. Es como en la ensalada de fruta, hay de todo”, agregó.

Abundó que en “casi todas las religiones” existen pequeños grupos fundamentalistas y aclaró: “nosotros (los católicos) tenemos”. Reconoció que el fundamentalismo llega a matar, no sólo con el cuchillo sino también “con la lengua”, como dijo el apóstol Santiago.

Más adelante consideró que la sociedad occidental ha dejado a muchos jóvenes vacíos de ideales, que no tienen trabajo, entonces caen en la droga, el alcohol y se terminan enrolando en grupos fundamentalistas.

Precisó que el grupo armado Estado Islámico (EI) sí se presenta como violento, porque sus cartas de identificación han sido los degüellos en las costas libias, pero insistió en que es sólo ese grupo.

Musulmanes acuden a misa católica

Musulmanes en Francia e Italia acudieron a misa ayer, en un gesto de solidaridad interreligiosa después de una serie de ataques de extremistas islámicos en Europa que amenazan con profundizar las divisiones religiosas.

Desde la imponente catedral gótica en Rouen, a pocos kilómetros de donde el sacerdote de 85 años Jacques Hamel fue degollado el martes por dos musulmanes radicales, a la icónica Notre Dame de París, donde el rector de la mezquita invocó una bendición papal en latín, muchos asistentes católicos a misa fueron consolados por musulmanes en su entorno.