NUEVA DELHI (AP) — Un incendio en el ala de un hospital reservada para pacientes con COVID-19 se cobró la vida de 18 personas en la madrugada del sábado, mientras India enfrenta su peor brote de coronavirus y amplió la vacunación a toda su población adulta, aunque algunos estados dijeron que no tienen dosis suficientes.

India estableció el sábado un nuevo récord global diario de contagios con 401.993 nuevos casos, para un total de 19,1 millones. Otras 3.523 personas fallecieron a causa de la enfermedad en las últimas 24 horas, elevando el total de víctimas mortales desde el inicio de la pandemia a 211.853, reportó el Ministerio de Salud. Los expertos creen que ambas cifras oficiales están por debajo de las reales.

El incendio se originó en la planta baja del hospital, reservada para pacientes con COVID-19, y se extinguió en una hora, dijo la policía. La causa está siendo investigada.

Otros 31 pacientes del Hospital de Asistencia Social de Bharuch, una localidad del estado Gujarat, fueron rescatados por trabajadores del centro y bomberos y estaban estables, dijo el policía B.M Parmar. Las víctimas murieron por las llamas e inhalación de humo antes de que los rescatistas pudiesen llegar a ellos, agregó.

El 23 de abril, otro incendio en una unidad de cuidados intensivos mató a 13 contagiados en Virar, a las afueras de Mumbai.

Ocho personas con coronavirus, incluyendo un médico, fallecieron en un hospital de Nueva Delhi que se quedó sin oxígeno médico, informó la agencia noticiosa Press Trust of India. El incidente no ha sido confirmado por los responsables del centro.

La cadena de informativos de la televisora de Nueva Delhi reportó también que un abogado del hospital Batra declaró ante un tribunal de la capital que el centro se quedó sin suministro de oxígeno durante 80 minutos el sábado, antes del rellenado del tanque.

Los hospitales de la ciudad se han quejado de emergencias causadas por el suministro irregular de oxígeno por parte de los proveedores a consecuencia del repentino aumento de la demanda.

Ante el aumento sin precedentes de los contagios, que ha saturado hospitales y crematorios, el gobierno del primer ministro, Narendra Modi, describió la pandemia como una “crisis única en un siglo”. Modi se reunió con su ejecutivo el viernes para discutir medidas para salvar el frágil sistema de salud nacional habilitando más camas, resolver problemas de producción, almacenamiento y transporte de tanques de oxígeno, y abordar la escasez de medicamentos básicos.

Las imágenes de televisión mostraron a una mujer con problemas para respirar dentro de un auto mientras su familia buscaba una cama en un hospital a las fueras de Nueva Delhi. La enferma, de 33 años, no puedo encontrar una plaza en tres hospitales y murió en el auto el viernes, reportó el diario The Times of India.

El gobierno aceleró el sábado su renqueante campaña de vacunación abriéndola a todos los mayores de 18 años.

Desde enero, cerca del 10% de la población ha recibido una dosis de la vacuna, pero apenas el 15% tiene las dos necesarias aunque India es uno de los mayores productores mundiales de vacunas.

Algunos estados han dicho ya que no tienen dosis suficientes para todos y hasta la inmunización de los mayores de 45 años presentaba problemas.

El estado de Maharashtra señaló que no podría empezar el sábado. Satyender Jain, ministro de Salud de la capital, Nueva Delhi, afirmó a principios de semana que la ciudad no tenía vacunas suficientes para sus residentes entre 18 y 44 años.

Varios países, como Estados Unidos o Gran Bretaña, han enviado ayuda al país y el Ejército del Aire indio trasladó bombonas de oxígeno médico desde Singapur, Dubái y Bangkok para suplir la escasez.

Te puede interesar: Al rescate de la India ante la crisis de COVID-19