En la actualidad, no es un secreto señalar que Xi-Jinping, presidente de China, es uno de los personajes más poderosos y reconocidos a nivel mundial, pero sobre todo en su nación, donde su ideología ha llegado incluso a las escuelas.

El pasado martes 24 de agosto, el Ministerio de Educación chino declaró que próximamente todos los estudiantes, desde primaria hasta universidad, basarán su aprendizaje a través del Esquema de Estudio sobre el Pensamiento de Xi-Jinping, un compilado de 14 capítulos, 128 apartados, y 46 artículos.

En 2017, dicho libro ya se había incluido en la Constitución nacional gracias al apoyo del Partido Comunista de China, el cual lidera el mandatario, y el pasado 17 de agosto comenzó a publicarse y a distribuirse por todo el país.

De acuerdo con Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores del Estado asiático, el Esquema refleja “el estilo teórico y la práctica gloriosa del pensamiento de Xi-Jinping sobre la diplomacia, y constituye un material de lectura auxiliar autorizado para que todos lo estudien e implementen”.

Además, el Ministerio de Educación remarcó que al implementar esta lectura en el plan educativo se fortalecerá la determinación de escuchar y seguir al Partido Comunista, con el fin de “cultivar los sentimientos patrióticos”.

Al respecto, es el maestro César Soto Morales, especialista en Asia y académico de la UNAM, quien asegura que el factor negativo de esta nueva medida es que privará la libertad de enseñar otras corrientes pedagógicas en las escuelas, pues les dirán a las y los profesores qué y cómo educar.

“(Los estudiantes) no van a ver más allá de lo que les van a implementar en sus escuelas, y eso afectará la libertad de cátedra. A mí, por ejemplo, como profesor me gusta mostrar otras filosofías y pensamientos de diferentes lugares del mundo (…) Creo que por esto China sí va a recibir ciertas críticas a nivel internacional”, opina.

Pero aunque el gobierno chino reciba señalamientos en su contra por implementar la ideología de su presidente y del único grupo político que lidera el país, es poco probable que el panorama cambie debido a los resultados positivos que la nación ha tenido con este tipo de creencias.

Este año, por ejemplo, obtuvo el segundo lugar de los 80 países más poderosos del mundo, de acuerdo con un registro que la revista US News and World Report lanza anualmente, en la que se destaca que uno de los aspectos más relevantes de China es su nivel de emprendimiento, con 76.6 puntos.

A pesar de eso, el maestro Soto Morales añade que los señalamientos contra China podrían llegar principalmente de Occidente, donde la democracia y la libertad educativa son primordiales, mientras que en los Estados asiáticos se basan en filosofías milenarias.

“Tendríamos que quitarnos la óptica occidental para entender que los chinos y los países asiáticos vienen de gobiernos que se basaban de una filosofía milenaria que ha ido avanzando generación tras generación; entonces, cuando se implementan este tipo de medidas, Xi-Jinping únicamente está dando continuidad a fórmulas que le han dado resultado a China a lo largo de la historia, al grado de que ahora es una gran potencia económica, política, e incluso militar”, destaca.

Xi-Jinping, sin nada que lo pare

Antes de que se oficializara que el gobierno chino implementaría el Esquema de Estudio sobre el Pensamiento de Xi-Jinping en todos los niveles educativos, ya se le había criticado y señalado de dictador. Como cuando implementó la Ley de Seguridad Nacional, a través de la cual se castiga cualquier expresión antigubernamental.

Sin embargo, aún no ha habido algo que frene a la administración de Xi-Jinping para impedir este tipo de medidas, y tal parece que no sucederá a largo plazo debido al poder e historia que tiene el país.

“Tenemos que recordar que China no fue colonia de ninguna nación. No lo colonizó ninguna potencia europea y por eso ellos llevan esa manera de gobernar. Nadie les impuso la democracia. Entonces, para que este tipo de medidas terminen, prácticamente tendrían que invadir el territorio y manipular su gobierno, occidentalizar su administración, combatirlos a través de una guerra, pero eso no podría pasar debido al poder militar y económico de este país”, dice el maestro César.

En ese sentido, no se prevé que algún gobierno, principalmente occidental, interfiera en la actual medida educativa de China, a menos que sea su propio representante político el que la frene debido a su mal funcionamiento.

Respecto a la implementación del Esquema, se cree que los resultados de éste no se conocerán sino hasta dentro de un aproximado de 10 años, cuando haya evidencias certeras de que funciona para seguir impulsando al país.

También puedes leer: Apple Daily, el periódico opositor que será la sombra de Xi-Jinping; conoce las razones