El semanario francés Charlie Hebdo publicó en su portada del 21 de abril una ilustración donde aparece Xi Jinping, presidente de China, acostado en la cama con un pangolín, el exótico animal acusado de transmitir al humano el nuevo coronavirus.

“China… ¿Realmente nos ha contado todo?”, se lee en la caricatura donde aparece el mandatario chino sin camiseta junto a un pangolín, fumando un cigarrillo.

La portada hace referencia a los múltiples señalamientos al país asiático por su presunta responsabilidad en la propagación del Covid-19.

Lee: AMLO dialogará este viernes con Xi Jinping para agradecerle venta de equipo médico

Desde el inicio del brote pandémico, el régimen de China ha sido cuestionado por la falta de transparencia en sus datos y ocultar información sobre el brote.

La represión a médicos y científicos para que no hablaran públicamente sobre el Covid-19, hizo que el virus se extendiera a otros países sin advertencia alguna.

Beijing informó hacia el 31 de diciembre a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que una nueva cepa viral había nacido en Wuhuan, sin embargo, mintió al asegurar que ya estaba bajo control.

La polémica revista francesa Charlie Hebdo

Entre la libertad de expresión y la provocación, así describen los medios internacionales al humor de la revista francesa Charlie Hebdo.

El 7 de enero de 2015, sus oficinas, ubicadas en París, sufrieron un atentado terrorista por parte de grupos islamistas que dejó 12 personas muertas.

Las amenazas contra la publicación han sido constantes a los largo de los años, pues el semanario es famoso por ser polémico.

En el 2006, las caricaturas satíricas de Mahoma alcanzaron fama internacional cuando se publicó una portada en la que aparece un dibujo del profeta con la frase: “es duro ser amado por idiotas”.

Te recomendamos: “Todos somos Charlie”