"Es parte de su esfuerzo para retirar a EU de sus desafíos clave en Medio Oriente. No es diplomacia, es una retirada"

Kristen Silverber

Embajadora de EU en la Unión Europea bajo George W. Bush


“Tenemos la oportunidad histórica de hacer nuestro mundo más seguro, una oportunidad que podría no volver a presentarse en nuestras vidas”

Barack Obama

Presidente de EU


A pesar de todo, los republicanos insisten en acusar al demócrata de mostrar debilidad

De liderar guerras en Iraq y Afganistán con el expresidente George W. Bush, Estados Unidos (EU) vive ahora con el diplomático Barack Obama.

Aunque la política intervencionista de Washington persiste en Medio Oriente, América Latina y el resto del mundo, el presidente Obama muestra que negociar con los enemigos, como Cuba e Irán, es una alternativa viable a los conflictos bélicos.

La estrategia diplomática del mandatario se observó este lunes, cuando Irán y el grupo P5+1, conformado por las potencias nucleares de EU, Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania, anunciaron el acuerdo nuclear iraní. 

Obama argumentó ayer ante la prensa que el pacto evita que Irán obtenga un arma nuclear sin la necesidad de crear una nueva guerra en Medio Oriente.

“El fondo del asunto es el siguiente. Este acuerdo nuclear cumple los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos y nuestros aliados. Previene la amenaza más sería de Irán de obtener un arma nuclear”, expresó en rueda de prensa.

“Tenemos la oportunidad histórica de hacer nuestro mundo más seguro, una oportunidad que podría no volver a presentarse en nuestras vidas”. 

Los logros diplomáticos

El trato de Irán obliga a ese país a reducir sus reservas de uranio en un 98 por ciento, a permitir las inspecciones de la Agencia Internacional de Energía Atómica y reducir su producción nuclear para que no pueda construir un arma.

A cambio, las potencias levantarán las sanciones económicas de Irán, lo que le permitirá abrirse al mercado y explotar sus energéticos, pues tiene las cuartas reservas de petróleo y la segunda de gas natural más grandes del mundo.

Aunque EU aún contempla a Irán como uno de los gobiernos que patrocina el terrorismo, este acuerdo estrecha los lazos de Washington y Teherán, que llevan una relación adversa desde hace 35 años, y une a las potencias nucleares.

En cambio, la reconciliación entre la Casa Blanca y La Habana, que se anunció en diciembre tras 18 meses de negociación, es histórica porque ambos países restauran sus relaciones diplomáticas y Cuba sale de la lista de gobiernos terroristas.

Obama incluso negoció con su homólogo ruso Vladimir Putin en septiembre del 2013, cuando ambos acordaron la destrucción de las armas químicas de Siria para evitar que EU invadiera esa nación, que atraviesa una guerra civil. 

Además, en el 2011, el líder de la Casa Blanca cumplió con sacar a sus tropas de Iraq, luego de nueve años en guerra.

Pese a que algunos insisten en que, ante la amenaza del Estado Islámico (ISIS), debe mandar al ejército otra vez, el jefe de Estado se ha limitado a enviar algunos contingentes que sirvan sólo como consejeros y entrenadores para los iraquíes. 

Aplausos y críticas

“El trato de Irán es una victoria de la diplomacia de Obama sobre el belicismo de Bush”, sentenció ayer el analista Matthew Duss en un artículo de New Republic.

Pero Duss, al igual que otros analistas, cree que tampoco es correcto hablar del mandatario como el presidente que acabó con el uso excesivo de la fuerza.

“A Obama, desde que sucedió a Bush en 2008, le gusta reclamarse de una tradición diplomática suprapartidista”, publicó El País, “sí, se ha retirado de las guerras pero ningún presidente ha usado la guerra encubierta de los drones y los comandos como él.

“Si existe una doctrina Obama, es una combinación del uso de todas las capacidades letales de EU y del multilateralismo y la audacia, o la imprudencia, dirán sus detractores, de hablar con el enemigo”. 

A pesar de todo, los republicanos insisten en acusar al demócrata de mostrar debilidad.

“Es parte de su esfuerzo para retirar a EU de sus desafíos clave en Medio Oriente. No es diplomacia, es una retirada”, dijo a The New York Times Kristen Silverber, quien fue embajadora de EU en la Unión Europea durante la presidencia de Bush.

Con guante blanco

Con negociaciones diplomáticas, en lugar de declaraciones de Guerra, Obama se ha anotado logros en política exterior. 

> Cuba

El presidente Barack Obama hizo historia en diciembre del 2013 al saludar a su homólogo cubano, Raúl Castro, en el funeral de Nelson Mandela, en Sudáfrica.

Un año después, Obama y Castro anunciarían la reconciliación de sus dos países, lo que implica la restauración de los lazos diplomáticos después de cerca de medio siglo de estar en conflicto.     

> Siria

Con el fin de buscar la paz de Siria, Obama llegó a un acuerdo con uno de sus rivales históricos, el presidente de Rusia Vladimir Putin. 

Ambos acordaron en septiembre del 2013 que lucharían por remover las armas químicas del gobierno sirio para que no las usara en la guerra civil de su país.

Obama desistió de su intención de invadir Siria. 

> Iraq

Tras casi nueve años de guerra, el mandatario estadounidense anuncio el oficial retiro de las tropas en 2011.

Poco después, la amenaza del Estado Islámico de Siria e Iraq (ISIS) incentivó a los conservadores a exigir el regreso del Ejército de EU a suelo iraquí.

Obama ha manifestado que los militares estadounidenses sólo deben servir como consejeros y entrenadores de los iraquíes, pero no intervenir. 

> Irán

Tras dos años de negociaciones, el presidente Obama anunció el lunes que Irán y las potencias nucleares, conformadas por Reino Unido, EU, Francia, Rusia y China, más Alemania, lograron un pacto para reducir la producción nuclear de los iraníes.

Analistas dicen que el acuerdo es “histórico” porque se logra con el consenso diplomático de los poderes mundiales, en lugar de hostilidad.