Lo peor para los mercados financieros está por llegar. A pesar de la mejoría y el optimismo que inundó a los inversionistas en las últimas semanas, las bolsas de todo el mundo se enfrentarán a una segunda ola por el resurgimiento del COVID-19.

Estados Unidos es la mayor preocupación ya que el relajamiento de sus restricciones sanitarias en medio de un incremento en el número de casos positivos genera cuestionamientos sobre las decisiones que se están tomando desde la Casa Blanca en un año electoral.

Desde enero hasta la fecha, el índice Dow Jones de Wall Street acumula una pérdida de 10.28 por ciento, mientras que el S&P 500 un 5.86 por ciento. El único que ha avanzado es el índice que concentra a las tecnológicas Nasdaq con una ganancia acumulada de 6.87 por ciento.

A mirar hacia México, el principal índice accionario de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) ya perdió 13.46 por ciento de su valor en lo que va de este año. Aunque el peso acumula una apreciación de 17.62 por ciento consecuencia de un mayor debilitamiento del dólar.

17.62

por ciento se ha apreciado el peso mexicano

Gabriela Siller, directora de análisis económico de Banco Base, explica que la segunda semana de junio fue negativa para el mercado bursátil con correcciones que no se veían desde marzo.


El nuevo episodio de incertidumbre se relaciona con la posibilidad de que ocurran segundos brotes de coronavirus y el incremento de los casos en Estados Unidos causó un comportamiento de toma de utilidades a nivel global y un movimiento marcado a la baja esta semana

Gabriela Siller

Directora de análisis económico de Banco Base

Minimizar el riesgo de la segunda ola

En un intento por tranquilizar al mercado, el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, descartó que vaya a ocurrir una segunda ola de contagios e incluso aseguró que la administración del presidente Trump no está preocupada por eso.

“No soy un experto en salud, pero en el llamado pico hablé con nuestros expertos en salud y dicen que no hay un segundo pico”, declaró el funcionario en entrevistas con medios locales.

Sin embargo, el número de contagios en Estados Unidos se ha disparado en las dos últimas semanas. Cifras del Proyecto de Seguimiento de COVID-19 revelan que en al menos 24 estados de ese país hay un crecimiento en las pruebas y en algunos apenas se están resintiendo las consecuencias de la crisis sanitaria. Entre los más afectados están New York, Florida, Texas y Carolina del Norte.

+2.1

millones de casos confirmados acumula EU

Otro aspecto preocupante es la capacidad de atención en los hospitales de 12 estados, pues desde el fin de semana del Memorial Day en los centros de salud se solicitó la activación de los planes de emergencia, aunque ya no hay capacidad de atención.

Incluso en algunos de los hospitales de Alabama y California se comenzó a restringir la admisión de nuevos pacientes que dieron positivo por la falta de camas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Aun cuando la nación más poderosa del mundo ya contabiliza más de 2.1 millones de casos confirmados y 117 mil fallecimientos, el presidente Trump reanudó su agenda de eventos públicos el sábado en una ceremonia militar con más de mil 100 cadetes y soldados.

Durante la ceremonia de graduación de la academia militar de West Point el republicano prometió “extinguir a la plaga”.

El foco rojo

El cierre de China y el registro de nuevos casos son otros elementos que ponen nerviosos a los inversionistas de todo el mundo, a pesar del discurso positivo del presidente de Estados Unidos.

Tan solo el domingo Pekín informó de 57 casos positivos, la cifra diaria más alta desde abril. Según la Comisión Nacional de Salud de China 36 de los nuevos contagios son de personas infectadas de manera local.

57

nuevos casos positivos hay en China

La situación obligó a las autoridades sanitarias de Pekín a decretar el confinamiento en 11 barrios residenciales colindantes al mercado de Xinfadi, en donde se sospecha que ahí comenzó el rebrote.

En lo que va del año el índice Shanghai Composite de la Bolsa de China acumula una pérdida de 4.27 por ciento, en tanto que el de Shenzhen acumula un rendimiento de 8.58 por ciento.

Hasta la fecha, el mercado más afectado es el español, ya que el índice Ibex 35 ha perdido 23.63 por ciento, mientras que el CAC 40 de París ha retrocedido 19.05 por ciento.

Susana Helen Gil, economista y consultora independiente, comenta que los gobiernos deben analizar los movimientos de las bolsas de valores, pues en las siguientes semanas serán el termómetro de los inversionistas.

“Esta crisis no ha terminado y la reapertura de algunas economías acelerará la llegada de una segunda ola en todo el mundo, la cual será mucho peor y con un mayor impacto para los mercados financieros. El mundo apenas está a la mitad de la batalla”.

También puedes leer:Caen los precios del petróleo por temor a segunda ola de coronavirus