3.2

por ciento la contracción económica que se prevé experimente Rusia durante el 2015, según una encuesta de analistas realizada por Bloomberg


"Por supuesto, es obvio que la crisis bancaria (en Rusia) será enorme"

German Gref

Presidente y director ejecutivo de Sberbank

Por el momento, Vladimir Putin sigue siendo la persona más popular de Rusia con una tasa de aprobación que ronda el 85 por ciento. 

Pero entre sus más cercanos aliados, un círculo lleno de hombres que, en gran parte le deben sus enormes fortunas a su asociación con el presidente ruso, Putin se encuentra cada vez más aislado.

Estos adinerados aliados son quienes más han sido afectados por las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea. En 2014, las 21 personas más ricas de Rusia perdieron un cuarto de su fortuna total, una pérdida equivalente a 61 mil millones de dólares (mmdd).

Bloomberg reporta que el empeoramiento de las condiciones económicas en Rusia, exacerbado por la caída del rublo, ha incrementado la tensión entre los aliados de Putin, reduciendo su círculo de confianza de docenas de personas a un pequeño y leal grupo de oficiales de seguridad.

Las cosas se ven lejos de mejorar. Expertos señalan la existencia de una mezcla tóxica de circunstancias en el sector financiero ruso y el ex ministro de finanzas Alexei Kudrin culpa al gobierno de causar una crisis por no atender sus problemas lo suficientemente rápido.

Pantano tóxico

Los problemas de Rusia se han visto severamente empeorados debido a la caída en los precios petroleros, arrastrando hacia abajo no sólo a las empresas energéticas sino también a los bancos que les hicieron préstamos y que ya de por sí se habían visto severamente afectados por las sanciones económicas.

German Gref, presidente y director ejecutivo de Sberbank (el mayor banco de Rusia), señaló recientemente que el país se enfrenta a una crisis bancaria “extremadamente amplia” en 2015.

Se estima que si el petróleo se mantiene rondando los 40 y tantos dólares por barril, los bancos tendrán que mantener reservas de 50 mmdd para lidiar con préstamos incobrables. Esto sería un aumento significativo sobre los 18 mmdd reservados el año pasado, que de por sí representó un incremento de 42 por ciento sobre el monto del 2013.

Pero el pantano en el que se encuentran los bancos rusos también ha sido empeorado por las políticas del gobierno de Putin, que elevó a 17 por ciento la tasa de interés de referencia para combatir la caída de 47 por ciento que el rublo experimentó en el último año. 

Esto ha vuelto liquidar sus deudas más difícil para los consumidores y empresas, sin mencionar que no ha logrado frenar la caída de la moneda.