Petrobras, la firma energética estatal de Brasil, encuentra un sinnúmero de paralelismos con Pemex. 

 

Esto quedó patente en la presentación de las proyecciones y el plan de negocios que publicó ayer la 

compañía brasileña.

 

Los principales objetivos de la firma se encuentran en línea con los planteamientos que los Criterios Generales de Política Económica de la Secretaría de Hacienda estipulan para Pemex: reducción del gasto, estabilización de la deuda, incremento del flujo de efectivo y concentración en áreas de mayor rentabilidad.

 

Petrobras recortará su gasto de inversión en casi un 25 por ciento a 74 mil millones de dólares para el periodo 2017-2021. Asimismo, proyecta que la venta de activos para los dos próximos años será de 19.5 mil millones de dólares, un tercio más de lo que se vendió en el 2015 y el 2016.

 

Estas medidas hacen eco en el recorte “permanente” de 100 mil millones de pesos que tendrá que realizar Pemex cada año, así como en la estrategia de  cesión de asignaciones para la exploración y producción en campos de aguas profundas.