Más que una táctica de sobrevivencia, la presencia digital de los negocios y el comercio electrónico es un elemento indispensable para darles mayor visibilidad y la posibilidad de tener un impacto que trascienda al regional.

Las redes sociales, portales web, marketplaces y plataformas de comercio electrónico fueron un bote salvavidas para miles de comercios que tuvieron que permanecer cerrados en 2020 de forma intermitente debido a las medidas de confinamiento. Pero estos canales adicionales de venta seguirán captando la atención de compra de los consumidores, incluso ahora que empiezan a relajarse los cierres de negocios.

La búsqueda de productos y servicios a través de internet y las compras en línea han aumentado entre los consumidores mexicanos, lo que generó una derrama económica de 316 mil millones de pesos, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO).

Se prevé incluso, que estos hábitos desemboquen en una “realidad phygital”, es decir, en donde la interacción digital y física, sean elementos obligados de los negocios para satisfacer las necesidades de sus consumidores, según el estudio “Las 10 principales Tendencias Globales de Consumo para 2021”.

Brigitte Brousset, head de Pymes Marketplace en Mercado Libre, enlista los “indispensables” para que los negocios den el tan necesario salto digital.

Plataforma digital

La generación de cuentas en redes sociales o la creación de una página web son en muchas ocasiones los espacios más comunes para dar el primer paso digital de las pequeñas y medianas empresas. Sin embargo, los espacios especializados para la venta de productos conocidos como “marketplaces” son el enlace más común entre los vendedores y compradores de algún producto o servicio.

En plataformas como Mercado Libre es necesario generar una cuenta ya sea individual o de empresas, proceso que solicita nombre, un correo electrónico y una clave.

Otro dato importante que solicita esta página es el Registro Federal de Contribuyentes (RFC), toda vez que la plataforma hace la retención de impuestos sobre las ventas.

“Dependiendo del régimen con el que se esté registrado es el porcentaje de retención sobre la venta. Si es una persona moral, la retención es del cero por ciento, si es física o física con actividad empresarial es un nueve por ciento, pero si el usuario no tiene el documento fiscal la retención es del 36 por ciento”, explica Brousset.

Una vez que se cumple con este requisito es necesario publicar el catálogo de productos ya sea de forma individual o todos al mismo tiempo.

Presentación impecable

Brousset explica que integrar un negocio al comercio electrónico es como tener una tienda física abierta todos los días del año a todas horas y que pueda llegar a cualquier cliente. Pero al igual que una “tienda física” en el comercio electrónico hay una serie de elementos que pueden asegurar un mejor desempeño de los “negocios digitales”.

En el caso de plataformas como a la que pertenece Brousset, el primer elemento es la imagen con la que se presenta el producto o servicio a vender. La head de Pymes Marketplace en Mercado Libre recomienda tomar fotos con buena iluminación, fondos limpios y en donde se observen las características del producto.

Otro elemento indispensable es el título y descripción de los atributos de los artículos a vender, toda vez que es el primer punto de contacto entre lo que se teclea en los motores de búsqueda como Google y los usuarios. La especialista, además sugiere ser cuidadoso con las definiciones de los productos en el título tomando en cuenta el contexto de los compradores objetivos.

Es como tener una tienda física abierta todos los días del año, a todas horas y que pueda llegar a cualquier cliente a cualquier lugar del país
Brigitte BroussetHead de Pymes Marketplace en Mercado Libre

Un ejemplo de ello, es que lo que comúnmente se denomina “tenis” en México se les llama “zapatillas” en otras latitudes de América Latina y tomando en cuenta la región que se espera alcanzar se tiene que denominar al producto.

Conserva tu reputación en el comercio electrónico

Una característica general de los marketplaces es calificar la calidad de los productos y servicios que ofrece un negocio, así como la experiencia de compra, por lo que en el comercio electrónico generar una buena reputación “es la vida”, advierte Brousset.

“Esto funciona como el famoso ‘de boca en boca’ en el comercio tradicional. Las buenas referencias que tengas en tu perfil de ventas van a ayudar a que se promuevan más tus ventas”, explica.

Pero en el caso de Mercado Libre, la reputación de un vendedor también sirve para obtener mayores descuentos en los servicios de la página, como el servicio de envío propio con el que cuenta este gigante del comercio electrónico en América Latina.

Brousset recomienda a los usuarios poner especial enfoque en los tiempos de despacho para que desde el momento que un cliente haga una orden de compra no pase mucho tiempo hasta que tenga el producto en sus manos; así como evitar errores en el envío de mercancía y sí así ocurre solucionarlo de inmediato.

“Tener un negocio en el comercio electrónico es como tener una tienda física abierta todos los días del año, a todas horas y que pueda llegar a cualquier cliente a cualquier lugar del país”, recuerda.

También puedes leer: Consumo phygital, vida contemporánea para negocios