Las mujeres son cada vez más activas en el control de sus finanzas, pero siguen calculando de forma más prudente cuando se trata de inversiones riesgosas.

Lo anterior no significa que necesariamente las mujeres sean adversas al riesgo, sino que para invertir en activos que tengan mayor rendimiento pero que impliquen un riesgo elevado necesitan comprender cómo un producto financiero las puede ayudar a cumplir con sus objetivos, apunta el reporte “Mujeres e inversiones. Reimaginando la asesora financiera” elaborado por UBS.

Los activos favoritos de las mujeres son las bienes raíces, mientras que el de los hombres son las acciones; en tanto que tres por ciento de las mujeres dicen sentirse cómodas asumiendo riesgos para lograr un buen rendimiento frente al 26 por ciento de los hombres, detalla el reporte al retomar una encuesta reciente de Nutmeg, un portal de gestión de inversiones de Reino Unido.

“En el momento en que las mujeres se vuelven menos dispuestas a tomar riesgos en sus portafolios de inversión, eso mismo las lleva a tener un mayor riesgo de no poder cumplir con sus metas financieras en el futuro”, detalla Gabriela Soni, jefa de inversiones en UBS.

Además, los hombres son dos veces más propensos a experimentar con los cripto activos, que las mujeres.

Estos hábitos pueden estar relacionados con la mayor tendencia en las mujeres a vivir con incertidumbre en torno a los flujos de efectivo y los periodos de descanso en sus carreras, en algunos casos relacionado con la maternidad o cuidado de adultos mayores que derivan en el enfoque en horizontes de inversión a más corto plazo.

Además, la pandemia ha representado un desafío debido a las altas tasas de desempleo que les afectaron en mayor medida a ellas y la carga adicional de las responsabilidades del cuidado de los niños que en gran medida tuvieron que asumir ante el cierre de escuelas. Pero, también derivó en el aumento de las precauciones financieras que están tomando las mujeres.

En Estados Unidos, por ejemplo, se identificó que durante 2021 aumentó hasta en 50 por ciento el número de mujeres que señalan estar más interesadas en invertir en comparación al inicio de la pandemia en tanto 67 por ciento de ellas invierten fuera de sus planes de jubilación, en comparación al 44 por ciento registrado en 2018, de acuerdo con una encuesta elaborada por Fidelity, enfocado en asesoría de planeación financiera, planes de retiro y manejo de activos.

El reporte agrega que algunas investigaciones sugieren que las mujeres tienden a desestimar la probabilidad de ganancias y que está visión pesimista puede contribuir a su mayor aversión a los riesgos en inversiones financieras.

“No son adversas al riesgo per se, son calculadoras,  ya que entienden bien el producto o la inversión e investigan mucho, entonces ya les gusta tomar riesgo. Eso hace que las mujeres tengan portafolios más diversificados, que lo entiendan bien y que sepa que está bien manejado y les da oportunidad de tener un impacto positivo a través de esas inversiones”.

Aunque la tendencia de las mujeres a buscar inversiones riesgosas es menor frente a la de los hombres, una vez que ellas se deciden a invertir tienen mejores resultados en rendimientos, señala Soni.

También puedes leer: GBM, descubre un inversionista en cada mexicano