Las medidas de seguridad implementadas por la emergencia sanitaria de COVID-19 golpearon a diversas industrias, incluida la del entretenimiento musical fuera de casa, que tuvo que incursionar y adaptarse a plataformas como el streaming, pese a no ser la opción más sencilla o rentable. Esa problemática se sumó a una condición de antaño en México: la competencia desigual en el sector ante grandes compañías como Ticketmaster, obstaculos a los que se tuvo que enfrentar Rock Show Entertainment.

43
millones de boletos vendió Ticketmaster en 2021 para sus shows multiplataforma

En junio de 2020, diversas asociaciones, empresas, productoras, activistas y profesionales del gremio de la organización de eventos masivos lanzaron el proyecto Reactivación del Entretenimiento y Música en México (REEM), impulsado por la empresa mexicana Rock Show Entertainment, con el propósito de sortear el impacto económico de la cancelación de eventos.

A la iniciativa se adhirieron Guadalajara, Monterrey, Tijuana y la Ciudad de México, en donde se transmitieron en vivo al menos 20 espectáculos desde la sala de conciertos Pepsi Center. No obstante, este emprendimiento implicó nuevos desafíos, en cuanto a costo, logística y remuneración.

“Producir el streaming es más complejo que producir un show en vivo porque tiene las peculiaridades de la transmisión, desde que la iluminación no es igual para pasarla a través de una pantalla o que el sonido debe adaptarse para que la gente lo escuche bien desde sus dispositivos. Lo hicimos muy bien, pero nos fue muy mal.

“La gente no terminó de digerir que esa era la forma en la que en ese momento podíamos entregar la música y estar conectados, no se vende, no se vendió ni se venderá. Como negocio y, en general para distintos tipos de espectáculos, no fue un emprendimiento que dejara recursos o que permitiera generar recursos para sostener la infraestructura y esta cadena de valor de la que formamos parte muchos personajes para hacer un espectáculo”, afirma Norma Gasca, CEO y fundadora de Rock Show Entertainment.

En este contexto, destaca que la multinacional estadounidense Ticketmaster presume que, tan solo en 2021, vendió 43 millones de boletos, tuvo 91 millones de visitas a su sitio y registró tres millones de compradores de boletos, según cifras de la plataforma business. ticktmaster.com.mx.

Ampliar los horizontes para Rock Show Entertainment

La empresaria comenta que existen otras acciones que ayudan a la reactivación de la industria y respaldan a talentos independientes que apuestan por la diversidad; entre ellos, la colaboración de los mercados de negocios de música, nacionales e internacionales.

“Vamos a tender lazos con otros territorios para hacer desarrollo de talentos por otras vías, fuera del camino convencional, de lo comercial, que se reduce a ‘si le gusta a la gente y lo compra, lo vendemos’. La independencia ha cobrado ese costo que implica que tú eres propietario de tu arte, de tu música en este caso, entonces tú tienes que financiar con recursos propios la internacionalización de tu proyecto”, expresa.

La empresaria señala que en México las condiciones para el quehacer artístico están muy limitadas, debido al retiro de fideicomisos y apoyo a la movilidad de los creadores; sin embargo, confía en que las condiciones mejoren en los siguientes sexenios y se apoye más a la cultura. En tanto, la opción es recurrir a la oferta de programas extranjeros.

Además, a lo largo de los casi 20 años de que inició Rock Show Entertainment, Norma Gasca ha aprendido a diversificar su cartera de oportunidades y su público no se limita a ningún género musical o artístico, y entre los emprendimientos que ha encabezado, se encuentran un circuito internacional de batallas de freestyle y producciones teatrales.

Con 23 años de experiencia en el sector cultural y del entretenimiento, Norma Gasca precisa que no ha sido un camino fácil, pero ha estado lleno de aprendizajes y subraya que, si bien la industria musical se relaciona con representantes masculinos y ha superado barreras de género de distintas personas, sean hombres o mujeres, su trabajo y persistencia son las características que la mantienen avante.

“No hay una fórmula exacta. Esto es un poco de alquimia, en donde cada proyecto necesita ingredientes distintos para que pueda funcionar. Este brebaje no se prepara para todos al mismo tiempo; es decir, hay proyectos en que en periodos más cortos podemos ver resultados más contundentes, otros que nos han tomado muchos más años.

En el tema de construir una empresa sólida y reconocida, siendo mujer, Norma Gasca declara que ella se ha ganado un lugar en el medio siendo una profesional, independientemente de su género.

Firme y contundente, a la pregunta de qué consejo le daría a la Norma veinteañera que está por emprender, responde: “No tengas miedo, todo es posible”

“Cuando empecé sí sentí cierto desprecio, pero no solo de los hombres, sino de las mujeres que ya estaban instaladas, como decir ‘esta chavita no va a durar nada’, y tuve que, de alguna manera, demostrar mi ímpetu, mis ganas y mi profesionalismo.

“Como nadie me ofreció el trabajo que quería, yo inventé mi trabajo, y he creado, no solamente mi empleo sino el de mucha gente. Sí hay todo lo que te imagines de clichés. También está el factor del ego, lo que puede llevar al talento a ser un opresor y decir ‘tú de ahí no pasas’; pero también he visto el otro panorama, en el que te alientan y creen en tu talento”.

También puedes leer: Precipitación del entretenimiento al mundo digital