Las presiones de la inflación en Estados Unidos se siguen acumulando y para febrero de 2022 los precios al consumidor aumentaron casi ocho por ciento en su variación anual, que representa el incremento más pronunciado en 40 años.

De enero a febrero de este año el índice de precios al consumo incrementó en 0.8 por ciento, en tanto que el segundo mes del año comparado con el mismo mes de 2021 se disparó en 7.9 por ciento, de acuerdo con información publicada ayer por el Departamento del Trabajo.

Los aumentos en la gasolina, vivienda y alimentos fueron los que más contribuyeron de forma protagónica a dicha variación, señala el reporte.

Cabe destacar que los datos que se recopilaron para el mes de enero no reflejan aún los efectos del conflicto armado entre Rusia y Ucrania, toda vez que estos se mostraran de manera más íntegra a partir de marzo, por lo que diversos análisis advierten que el panorama inflacionario sigue luciendo bastante vulnerable.

“Es importante considerar que desde el inicio del conflicto en Ucrania el 24 de marzo, los precios de referencia del crudo han tenido fuertes aumentos hasta del 30 por ciento. A partir de ello, pensamos que los precios de las gasolinas pueden aumentar al menos 20 por ciento durante marzo, lo que ejercerá una presión bastante más significativa sobre la inflación general y podría acercarla hasta 9.0 por ciento”, pronostica Monex a través de su análisis diario.

El análisis también advierte que con estos datos se espera que la Reserva Federal se verá proclive a adoptar un tono más hawkish en su anuncio del próximo 16 de marzo, aunque no está claro que esto sea suficiente para detonar un alza de 50 puntos base.

También puedes leer: Inflación no da tregua a México: se acelera a 7.28% a tasa anual durante febrero