El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) aprobó este viernes que América Móvil de Carlos Slim, empresa considerada como agente económico preponderante, tenga acceso a la libertad tarifaria en algunas regiones del país.

De esta manera, la compañía dueña de Telmex y Telcel podrá fijar libremente las tarifas de interconexión que cobra a sus competidores en servicios fijos por utilizar su infraestructura en 52 municipios del país.

El IFT explicó en un comunicado que América Móvil dejó de ser el agente económico preponderante en dichos municipios, por lo ya no es necesario aplicar la llamada política asimétrica.

“En dichos municipios, derivado de una dinámica de competencia, producto de la reforma en telecomunicaciones y de medidas regulatorias impuestas por el IFT al operador preponderante en el sector de telecomunicaciones, éste dejó de ser el principal proveedor del servicio de banda ancha fija.

“Por lo que sus competidores Grupo Televisa, Megacable y Totalplay son quienes mantienen las mayores participaciones de mercado”, explicó el IFT sobre el análisis realizado en esos 52 municipios.

Por ejemplo, en 26 municipios, el operador con mayor participación de mercado es Megacable, mientras que en 23 es Grupo Televisa y en tres más es Total Play, por lo que no hay razón para que América Móvil no pueda fijar sus propias tarifas de interconexión.

Cabe recordar que con la reforma en telecomunicaciones durante el sexenio de Enrique Peña Nieto se estableció que América Móvil debía prestar su infraestructura a la competencia, además que competiría bajo criterios asimétricos.

Lee también: ¿Qué es la libertad tarifaria y cómo podría aumentar los precios de Telmex y Telcel?

Sin embargo, como la compañía de Slim dejó de ser el operador con mayor participación en esas 52 regiones, ahora tiene libertad para establecer sus propias tarifas; un hecho que mostraría que avanza la competencia en el sector de las telecomunicaciones.

Sin embargo, especialistas y organizaciones han advertido de los peligros de esta decisión. Por ejemplo, The Competitive Intelligence Unit (CIU) señala que la libertad tarifaria para América Móvil representa realmente una regresión competitiva.

“A partir de esta ‘libertad’ y determinación de tarifas sin control regulatorio son previsibles varios riesgos al cometido de competencia efectiva que tiene a su cargo el IFT y que advierten el regreso a condiciones pretéritas y marcadamente desequilibradas entre jugadores competidores”, señala el CIU.