El 2021 parece no ser un buen año para comprar o vender una casa o departamento y es muy probable que los precios de las viviendas aumenten en los próximos 12 meses, al menos esa es la percepción en torno al mercado inmobiliario de los derechohabientes del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit).

Sin importar su nivel de ingresos, la mayoría de los trabajadores con esta prestación social consideran poco probable solicitar un crédito a dicha institución, de acuerdo con los resultados del Índice sobre Intención de Adquisición de Vivienda (IIAV) elaborado por el Infonavit.

La primera edición de este índice, que se realizará de forma trimestral, captura la intención sobre distintos elementos de la adquisición de la vivienda, si un subíndice captura arriba de 50 puntos marca una perspectiva positiva y viceversa.

Los trabajadores muestran una perspectiva negativa en torno a los subíndices enfocados en si es un buen o mal momento para comprar una vivienda, vender vivienda, así como el aumento de las tasas de interés, lo que indica que los derechohabientes consideran que aumentarán los costos de los créditos hipotecarios en el mercado.

11

por ciento fue el aumento detectado en el costo de las casas en el país en los últimos 12 meses

En el subíndice enfocado en el costo de las viviendas señala que los trabajadores consideran muy probable que éstos aumenten.

Este estudio también hace una distinción entre los trabajadores por segmento de ingresos y su interés por adquirir una casa o terreno. Sin embargo, no existen grandes diferencias y la mayoría de los segmentos que van desde un salario mínimo hasta más de seis, señalan que probablemente no solicitarán un crédito hipotecario.

Los trabajadores que mostraron un poco más de interés en este subíndice fueron los que perciben entre cuatro y cinco salarios mínimos, pero en todo caso éste no alcanza los 75 puntos, el nivel en el que se define que “probablemente solicitará” un crédito el derechohabiente.

Los datos del mercado privado inmobiliario en México señalan que las transacciones hipotecarias disminuyeron 8.1 por ciento en los primeros nueve meses de 2020 al compararse con el mismo periodo de 2019 derivado de la contingencia sanitaria, de acuerdo con información de Lamudi, un portal inmobiliario en México.

En el caso de la demanda de inmuebles residenciales para venta o renta, se detectó una disminución considerable en marzo y abril de 2020, y en contraste se observó en los últimos 12 meses un incremento de 11 por ciento en el precio de las casas en venta y ocho por ciento de los departamentos.

Que los costos de los inmuebles no disminuyan pese al descenso en la demanda de residencias se debe a que “la tierra” no pierde su valor y siempre genera plusvalía si se encuentra en zonas consolidadas o en reconversión y el aumento depende de su ubicación, así como de las características propias del inmueble, explica Daniel Narváez, director de marketing de Lamudi

“Cada región tiene un comportamiento único porque son diferentes variables las que afectan su desempeño, por ejemplo a nivel nacional podemos observar que la tendencia de precios va al alza, en promedio nueve por ciento anual, a pesar de que experimentamos un efecto de buyers market comenzando la pandemia”, explica el ejecutivo.

En torno a las tendencias del mercado inmobiliario residencial en el país para 2021, Narváez señala que dependerá mucho de los incentivos gubernamentales para acelerar la compra de vivienda en México, como el mantenimiento en la baja de las tasas de interés, así como los apoyos para la reactivación de generación de empleos que impacten positivamente al poder adquisitivo.


Creemos que este año seguirá estando dominado por la renta de propiedades al no poder o querer comprometerse con un pago tan importante a largo plazo. De las transacciones en venta, consideramos que la vivienda nueva será la que tenga mejor desempeño comercial, pues si de cualquier manera se adquirirá el compromiso, la gente busca mayor seguridad

Daniel Narváez

Director de marketing de Lamudi

Cambio de preferencia en el mercado inmobiliario

La demanda de vivienda en el país también se ha visto modificada en el último año ante un cambio de preferencias a zonas o ciudades “secundarias” y priorizar casas sobre departamentos, todo debido a la evolución en los empleos y formas de vida de los mexicanos a partir de la pandemia.

Este interés en las casas ocurre debido a que los compradores buscan mayor privacidad, en tanto que los espacios de amenidades que incluyen desarrollos verticales están actualmente en desuso por las medidas de higiene y sana distancia que permanecen desde hace un año.

Entre las ciudades secundarias con mayor variación positiva en la oferta inmobiliaria están el Estado de México, Querétaro, Puebla y Yucatán.

También puedes leer: Transformación del mercado inmobiliario de México