El programa de compras de activos de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) tiene los días contados.

La controvertida medida para reactivar la economía, que nació con la crisis del 2008, terminará con una última reducción de 15 mil millones de dólares en octubre.

Mediante la publicación ayer de su minuta de la reunión de junio, la Fed se mostró confiada de la recuperación económica de su país y, contrario a otros anuncios, fue clara con la dirección de la política monetaria.

El mes pasado, el Comité de Mercados Abiertos redujo el ritmo mensual de compras de activos en 10 mil millones de dólares por quinta vez en el año, dejando el monto del estímulo aplicado mensualmente en 35 mil millones de dólares.

¿Para cuándo las tasas?

Con el inevitable fin a la compra de activos, crece la presión sobre la Fed para modificar las tasas de interés que continúan en niveles bajos históricos.

El organismo no ha querido indicar cuándo aumentara las tasas, pero se prevé que si las condiciones económicas continúan mejorando la fecha llegue pronto.

A pesar del optimismo generalizado, la minuta también destaca por las opiniones encontradas dentro de la Fed. El ejemplo más claro de la discordia es sobre el tema de desempleo donde algunos miembros afirman que ha llegado a niveles aceptablemente bajos y otros advierten que todavía no es momento de cantar victoria.