Hace más de siete años Daniel Vogel recorría Nueva York con un cajero automático de Bitcoin y trataba de convencer a migrantes mexicanos de enviar sus remesas a través de su sistema de exchange. Estaba seguro que las finanzas descentralizadas eran eficaces y que en pocos años acapararían buena parte de la infraestructura digital financiera global.

Pero en ese primer intento de establecer una empresa relacionada con el intercambio de criptomonedas, Vogel se percató que México carecía de la infraestructura y liquidez para el manejo de estos activos; así que de Boston, en donde estudiaba una maestría en Administración de Empresas, regresó para construir “túneles y puentes” necesarios para el intercambio de monedas digitales en el país.

Hoy Daniel Vogel junto con el britanico Ben Paters y el mexicano Pablo Gónzalez dirigen Bitso, el exchange de criptomonedas más grande de Latinoamérica, que en mayo de este año alcanzó el rango de “unicornio” al obtener una valuación superior a los dos mil 200 millones de dólares.

“Estudié economía e ingeniería en sistemas y Bitcoin es una combinación de esas dos cosas. Antes de conocer a Ben y Pablo estaba seguro que (Bitcoin) iba a ser algo interesante, que iba a dejar una huella importante en el mundo y quería ser parte de ello pero no sabía de qué forma. Antes de Bitso, traté de empezar una empresa para mandar las remesas de Estados Unidos a México utilizando Bitcoin y el resultado fue que era imposible hacer esto porque todavía había muchos problemas con la liquidez del lado de México”, relata Vogel en entrevista con Reporte Índigo.

Daniel llegó a Bitso poco después de que se fundó en abril de 2014 apoyando a Paters y Gónzalez a levantar capital. A estos tres los presentó un amigo en común porque eran las únicas personas que conocía que hablaban todo el tiempo del Bitcoin.

Conforme el uso de criptomonedas se ha extendido en estos últimos siete años, Bitso se ha convertido en la principal plataforma en México, Argentina y Brasil para acceder a la criptoeconomía con planes para extenderse a más países de la región como Perú, Chile, Colombia y Centroamérica.

“Estamos viendo un apetito feroz en la región por las monedas estables, que funcionan exactamente igual que el Bitcoin desde el punto de vista que se pueden mandar de cualquier lugar las 24 horas del día, pero con la diferencia que mantiene una paridad al dólar o alguna moneda fiduciaria”, señala.

Daniel Vogel afirma que este interés por las “monedas estables” revela la expansión de las finanzas descentralizadas y el sistema de redes alterno al institucional que actualmente existe y está siendo impulsado en la región, en gran medida, por empleados independientes mejor conocidos como “freelancers” que reciben este tipo de pagos.

Otro uso interesante en las finanzas descentralizadas específicamente en México es el envío de remesas a través de estos sistemas. En Bitso, por ejemplo, procesaron alrededor del tres por ciento del total de las remesas enviadas de Estados Unidos a México, afirma Vogel.

Por finanzas descentralizadas se entiende un sistema financiero abierto y global que busca abrir estos servicios a cualquier persona con una conexión a internet como alternativa a un sistema opaco y estrictamente controlado, explica el portal Ethereum.org.


“Tenemos la tesis de que en el futuro desarrollar arriba de Blockchain no va a ser una opción, va a ser un requisito, porque la transparencia, la trazabilidad, la capacidad de auditar estos sistemas es muy superior a lo que hoy en día se puede hacer con una empresa privada, un banco que no sabes cómo está manejando su riesgo”

Daniel Vogel

CEO y cofundador de Bitso

Cripto a la baja, no preocupa a Bitso, asegura Daniel Vogel

El desplome del valor de las criptomonedas en el último mes, en el caso de Bitcoin hasta por 40 por ciento, debido a la llegada de inversionistas minoristas y las advertencias del Banco Central de China para que las empresas de ese país no acepten monedas digitales como pago, entre otros elementos, no preocupa a Bitso, asegura Vogel.

“Lo que estamos haciendo en Bitso es más grande que el valor de las criptomonedas, lo que tratamos de hacer es que la tecnología sea un fin para las personas en su día a día. Monitoreo muy poco el valor de los activos porque lo que estamos haciendo es enfocarnos en crecer el uso de estos activos y han habido mejoras interesantes”, dice el CEO y cofundador de Bitso.

Pero Vogel afirma que el impacto de esta plataforma de compra y venta de criptomonedas también se medirá por el impulso que dé a otras startups tecnológicas o fintechs creadas en el país.

“Me gusta pensar que estamos atrayendo talento y esto ayuda a entrenar el que tenemos en la región, ese talento en algún momento va a rotar y entrar a otras empresas o crear sus propias ideas. Hay personas que trabajaron en Bitso que tienen sus propias empresas, es un efecto multiplicador como lo vimos en (la empresa) Lineo en la región”.

También puedes leer: Inmuebles y criptomonedas como escudo ante la crisis