“El proceso ha sido muy lento”
Alejandra LemusDamnificada Multifamiliar Tlalpan

A seis meses del sismo del 19 de septiembre de 2017, Alejandra Lemus no tiene dónde vivir. Junto a sus tres hijas, la ama de casa duerme en el albergue provisional en Álvaro Gálvez y Fuentes, enfrente de lo que algún día llamó hogar: el Multifamiliar Tlalpan.

“El proceso ha sido muy lento. Nos dijeron que los dictámenes para saber la condición del edificio estarían listos en octubre y apenas el mes pasado (febrero) nos los entregaron, por lo que todo va muy retrasado”, comparte Lemus al hacer referencia de que, por ahora, sólo han recibido una ayuda económica por parte del gobierno de 3 mil pesos.

La voz de Alejandra se suma a la de miles de mexicanos que perdieron sus hogares a causa del sismo que azotó la zona centro del país el año pasado y que, a seis meses de distancia, aún viven en la zozobra de no saber qué ocurrirá.

La construcción avanza a paso lento. Hasta el momento, sólo 20 por ciento de las 171 mil 925 viviendas dañadas han sido arregladas o se encuentran en el proceso, de acuerdo con datos de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Setadu) y la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

Esto quiere decir que solamente 34 mil 385 hogares se han puesto de pie en el país desde el 19 de septiembre pasado.

Aún queda mucho trabajo por hacer, asegura Gustavo Arballo, presidente de CMIC. “El proceso de reconstrucción de las viviendas afectadas se estará dando la mayor parte este año y será un trabajo que durará alrededor de tres para la reparación de todo el daño producido por los sismos”, agrega.

El ejecutivo de la cámara, que representa a los constructores del país, reconoce que el avance ha sido lento, y, explica, que esto fue ocasionado por el tiempo invertido en levantar los censos para cuantificar las unidades afectadas.

El número total de viviendas dañas a nivel nacional a causa de los siniestros de septiembre pasado asciende a 171 mil 925, muestran cifras del portal de transparencia de Sedatu.

Oaxaca encabeza la lista de las afectaciones al concentrar el 38 por ciento, seguido por Chiapas con el 27 por ciento, mientras que Puebla y Morelos con el 16 y 9 por ciento respectivamente. La capital del país acumula sólo el 3 por ciento con 5 mil 974 viviendas afectadas.

“Debido a la magnitud de las afectaciones en el país el proceso será lento, sin embargo, esta reconstrucción generará efectos positivos para la industria en general, ya que el gasto que se desembolsará para este propósito no estaba considerado dentro del presupuesto”, detalla el presidente de CMIC.

Para la ayuda de los inmuebles afectados, la Cámara de Diputados aprobó un monto de 28 mil 394 millones de pesos dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para este año.

De esta cifra, se asignaron 24 mil 644 millones de pesos al Fondo Nacional de Desastres (Fonden); 2 mil 500 millones para el Fondo de Reconstrucción para Entidades Federativas; mientras que al Fondo para Prevención de Desastres Naturales se le dotaron 170 millones, en tanto que al Fondo de Capitalidad se le destinaron 1,250 millones.

Para diciembre deberán estar reconstruidas hasta 85 mil 962 viviendas en los estados afectados

Cabe señalar que este monto ya está destinado para el ejercicio fiscal de este año, por lo que la coyuntura de las elecciones presidenciales en el país, así como la política del nuevo representante del poder Ejecutivo no tendrán injerencia en el uso de estos recursos.

Por su parte Fernando Rubio, presidente de la Comisión Especial de Seguimiento a los Trabajos de Reconstrucción de la Cámara de Diputados, comenta que los estados que sufrieron mayores afectaciones no han atendido a las solicitudes que el Congreso de la Unión ha enviado al respecto de los avances en la reconstrucción y los recursos desembolsados a los damnificados.

Esto ocasionó que el pasado 15 de marzo se cancelara la reunión programada en la Cámara de Diputados porque no se contaba con la información necesaria sobre el progreso en los inmuebles dañados en las siete entidades más afectadas.

Reconstrucción se acelerará en 2018

Para este año se prevé que el número de inmuebles intervenidos para su mejoramiento duplique lo logrado en los últimos meses y alcance hasta un 50 por ciento del total de viviendas dañadas.

“Esperamos que el volumen de reconstrucción sea más fuerte a finales de este año y consideramos ver una cantidad importante de entre el 40 a el 50 por ciento de las viviendas que sufrieron algún desperfecto”, comparte Arballo.

Lo anterior significaría que para diciembre deberían estar reconstruidas, o en proceso de, hasta 85 mil 962 viviendas en estados como Chiapas, Ciudad de México, Guerrero, Estado de México, Morelos, Oaxaca y Puebla.

Estas actividades tendrán un efecto directo en el Producto Interno Bruto (PIB) de la construcción, ya que la CMIC prevé que este año tenga un aumento del 0.3 al 1 por ciento, comparado con 2017, cuando registró una caída del 1 por ciento, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En el papel, las cifras lucen bastante alentadoras. Sin embargo, Alejandra Lemus no muestra el mismo entusiasmo, y tampoco cree que ella y sus hijas puedan volver a casa para la próxima Navidad. “No creo que podamos regresar a nuestro departamento a finales de 2018. Primero se deben bajar los recursos del fondo para empezar a trabajar, acción que les llevará dos meses, después ocho o diez meses más en lo que se terminan los trabajos de reconstrucción y hay que recordar que se viene el fin del sexenio, por lo que yo le calculo otros dos más”.