Con la llegada del internet se desató un sinfín de oportunidades para hacer negocios; pero, lamentablemente, también se presentan las oportunidades para los vendedores de humo.

Son personas que afirman tener la experiencia del mundo y están dispuestos a compartir sus conocimientos… a cambio de la compra de un curso o de un boleto para asistir a una conferencia.

En estos tiempos, está bien hacer negocios a través de internet, pero hay que estar alerta para no caer en las garras de estos gurús de la web que tienen una forma de hablar muy espectacular, sin embargo, no necesariamente podrán ayudarnos a invertir con éxito.

Para el emprendedor Jorge Monsalve no existe otra fórmula más que la persistencia, ya que en el mundo de los negocios habrá errores y fracasos que se tienen que ver como aprendizajes.

“Yo creo que la única fórmula es la persistencia, es seguir avanzando, hacer las cosas con pasión, hacer las cosas con amor y todo, todo va cayendo en el tiempo”, explica.

Asegura que el empresario tiene que creer en sí y si hay un fracaso es porque no era el tiempo correcto, y que, en realidad, es un constante fracaso y fracaso para llegar al éxito en los negocios. Los vendedores de humo pueden ofrecer soluciones mágicas, pero eso no garantiza el éxito.

“No hay ningún logro perfecto. Tú puedes aventarte y sacar tu libro y puede ser el peor fracaso, luego sacas el segundo y es otro fracaso, y el tercero, y medio pega… y, de repente, el primero que sacaste ya está pegando. No existe una fórmula. Eso es lo que quiero decir, porque eso es algo que he visto mucho con toda la gente que te quiere vender, que tienes que hacer, que tienes que levantarte… vendedores de humo”, expone Monsalve.

En tanto, el consultor brasileño William Silva llama a tener cuidado con los fraudes de personas que ofrecen asesoría en servicios de asesorías para negocios. Siempre es importante investigar cuáles proyectos han asesorado antes de contratarlos.

“El internet está lleno de fraudes, Al momento de que tú comienzas a buscar, se acercan muchas personas ofreciendo muchas cosas, pero hay factores que puedes investigar sobre una persona, sobre si es buena o no. Es saber el historial, con qué empresas esa persona ya prestó servicio, a quién ya brinda sus asesorías. Si esa persona va empezando, yo recomendaría contratar a una persona que ya tenga un historial, que ya tenga una formación académica, que ya dé asesorías para las personas”, afirma.

De este modo, exponer que, de contratar a una persona con poca experiencia, se corre el riesgo de llevar a la quiebra el negocio.

“Recomiendo buscar asesores certificados, coaches o consultores que tengan la información para que puedan brindar esa buena asesoría”, concluye William Silva.

También puedes leer: Sé un pulpo financiero con estos consejos de empresarios y expertos en negocios