La cuarta generación de Pokémon es un punto bastante importante para mí, ya que fue el momento específico en donde regreso mi pokémania tras abandonar los juegos después de Pokémon Gold. Todavía recuerdo la gran cantidad de horas que pase jugando Pokémon Platino y al igual que muchos yo estaba bastante emocionado por regresar a Sinnoh, ya que para mí es una de las experiencias más sólidas que ofrece la franquicia dentro de todos los ámbitos (diseños de pokémon, música, dificultad, etc). Lamentablemente, después de jugar Pokémon Brilliant Diamond, siento que nos quitaron la experiencia más completa de Sinnoh (Pokémon Platino) para darnos una recreación bastante leal, para bien o para mal, de Diamante y Perla.

Lo bueno

Las batallas se ven mejor que nunca, ya que las animaciones son sólidas mientras respetan la identidad de los juegos originales. La banda sonora fue mejorada y sí me he tomado el tiempo para disfrutar todos los temas, ya que las recreaciones son geniales (esto es importante ya que en mi opinión la banda sonora de los juegos de Sinnoh es la mejor). Fuera de la presentación, también existen algunas mejoras dentro del juego en sí, ya que los pokémon te vuelven a seguir (una adición que siempre es bienvenida), hubo mejoras en las competencias, haciéndolas más rápidas y divertidas. Además de esto, también se revitalizó el subsuelo de Sinnoh, pues que tiene nuevas cosas como el hecho de que puedes encontrar varios pokémon especiales ahí.

Por otra parte, algo que no sabía que extrañaba tanto era el reto. El juego comienza con un tutorial muy rápido, en lugar de sostenerte la mano como las últimas tres generaciones. Si bien el menú en pausa te da una pista hacia donde debes de ir, esto no se compara al resto de los juegos nuevos. Y si bien los juegos de Pokémon jamás han sido muy difíciles, ya que este honor lo tiene el modo competitivo, esto es algo bueno. Lamentablemente el único detalle que arruina esta dirección de dificultad es que el Experience Share funciona igual que en las nuevas entregas (todos tus pokémon reciben experiencia después de cada batalla en lugar de dárselo solamente a uno, y no hay manera de no utilizarlo). Me parece una decisión extraña por parte de los desarrolladores. Espero ver el día que un juego de Pokémon te de la opción de usarlo o no.

Otra adición que es muy bienvenida en los juegos es la inclusión de todos los legendarios de Sinnoh para atrás y el hecho de que el pokédex nacional de aquel tiempo esta disponible una vez que terminas los juegos.

Lo malo:

Como ya lo había mencionado antes, para mi gusto el hecho de recrear de manera tan leal Diamante y Perla provocó que se quedaran afuera algunos de los mejores aspectos de Sinnoh, en especial en el post juego ya que el Frente de Batalla al igual que en Omega Rubí y Alfa Zafiro se volvió a quedar fuera con la excusa de ser algo de Pokémon Platino. Esto me parece muy frustrante , ya que hay varios aspectos de Platino que sin problemas podrían encontrarse aquí lo cuál le resta mucho a la experiencia ya que tenemos la experiencia de Sinnoh “incompleta en estas nuevas entregas”.

Otro detalle que me tenía emocionado a mí era la esperanza de que el competitivo se moviera a estos juegos como solía pasar con los juegos pasados como lo fue el caso de Omega Rubí y Alfa Zafiro ya que siento que las mecánicas de Pokémon Espada y Escudo están un poco “quemadas” y me hubiera gustado regresar al juego competitivo donde comenzó todo, que fue efectivamente en la cuarta generación, con la cuál se celebraron los primeros torneos oficiales de VGC. Al quitarnos esto, le quitan muchísimo tiempo de vida a los juegos tal como paso con la serie de Let’s Go. Irónicamente, hubiera sido un toque de frescura regresar a un juego de pokémon con batallas tradicionales y sin nuevas mecánicas como Dinamax, Megaevoluciones, Movimientos Z.

Lo Feo:

Algo que definitivamente no me gusto para nada es el diseño chibi de los personajes, que se supone que es para recrear la sensación de los originales, pero me hubiera gustado que usaran los modelos de las batallas para esto, ya que le daría un toque mucho más moderno al juego. Por otra parte, siento que regresar a los encuentros de pasto sin encontrar ningún pokémon en las rutas, le quita un poco de sabor a los juegos que hubiera mejorado la experiencia y esto es todavía más confuso cuando te das cuenta que en el subsuelo los pokémon si se encuentran de ésta manera.

Por último, otro aspecto medio molesto es el regreso de algunos legendarios que se mueven alrededor de las diferentes rutas están de regreso y este si era una cosa que puedo asegurar que nadie quería ver de regreso, ya que atraparlos es una tarea muy tediosa en especial si los quieres conseguir en su forma variocolor (shinny).

Calificación: 7.5

Pokémon Brilliant Diamond y Pokémon Shinning Pearl ofrecen lo mínimo que uno esperaría en un remake de los juegos originales, pero el diseño chibi y el hecho que dejaron fuera varias mejoras que se habían hecho en Pokémon Plantinium me hace sentir que esta nueva versión hace lo mínimo por complacer a los fans, pero nada más.

Pokémon Brilliant Diamond y Shinning Pearl son juegos desarrollados por  ILCA y distribuidos por The Pokémon Company y Nintendo, disponibles exclusivamente para Nintendo Switch. Para esta reseña se jugó Pokémon Brilliant Diamond la cual fue proporcionado por Nintendo.