Uno de los equipos con mayor tradición en el futbol de Inglaterra está de vuelta en la Premier. Después de haber perdido la categoría en 2016, el Aston Villa regresa tras haber derrotado 2-1 al Derby County, en duelo de Playoffs de ascenso.

Con el príncipe Guillermo, uno de los aficionados más destacados del Villa, apoyando desde la tribuna, el Aston se complicó un poco cuando al minuto 81 el Derby logró recortar el marcador, pero no hubo más tiempo para conseguir de menos el empate.

“Ascender significa mucho, sabemos a dónde pertenece este club. Me quedé aquí y ahora estamos de vuelta, he guiado al equipo de mi infancia a la Liga Premier”, dijo Jack Grealish, capitán del equipo.

La prestigiosa firma contable Deloitte valuó el ascenso en 170 millones de libras (215 millones de dólares) en dinero obtenido como parte del premio y acuerdos de transmisión de partidos y comerciales por formar parte de la Liga Premier. El Villa podría tener un ingreso de hasta 300 millones de libras (380 millones de dólares) en caso de evitar el descenso luego de su primera temporada de regreso.

La derrota impidió que Frank Lampard, exmediocampista del Chelsea y de la selección de Inglaterra, regresara a la primera división como técnico en su primer año con el Derby. En vez de eso, fue su excompañero, John Terry, auxiliar del Villa, quien no dejó de sonreír en la zona técnica en compañía del entrenador del equipo, Dean Smith.