Durante más de tres décadas, la gimnasia de Estados Unidos tuvo en sus filas a su peor enemigo, un hombre que era toda una eminencia en la medicina deportiva, pero también uno de los monstruos más grandes de su sociedad.

Lawrence “Larry” Nassar escribió una de las página más dolorosas en el deporte mundial y dejó una herida que tardará años en sanar, si es que eso sucede en algún momento, tras haber abusado de más de 140 deportistas, todas ellas menores de edad.

Durante cuatro ciclos olímpicos, este hombre de 54 años de edad, quien también trabajó en la Universidad de Michigan, aprovechó su posición y la confianza que se le tuvo para abusar de las atletas que vivieron momentos de terror los cuales llevaron al suicidio a algunas de ellas.

Así fue el caso de Chelsea Markham, quien se quitó la vida en 2009, tras no soportar el haber sido abusada por el médico.

+140

Atletas fueron afectadas por Nassar

“Después de una sesión de tratamiento, Chelsea llegó llorando al auto. Me dijo que él había abusado de ella. ‘Yo estaba en el mismo cuarto’, le contesté. Y ella me dijo: ‘No viste lo que estaba pasando. Me lastimó’. Un año después, ella renunció a la gimnasia porque cada vez que lo veía recordaba lo que había ocurrido en su oficina. Empezó a tomar malas decisiones, a usar drogas, sufrió una severa depresión y en 2009 se quitó la vida. Y todo comenzó con él”, contó durante el juicio Donna Markham, madre de Chelsea.

Otra muerte en la que de alguna forma tuvo culpa el integrante del equipo médico la Federación de Gimnasia de Estados Unidos, fue la del padre de la atleta Kyle Stephens.

Durante el juicio al médico, Kyle recordó que apenas a sus seis años de edad había sido abusada por Nassar, quien era amigo de su familia.

El padre de Kyle no le había creído cuando ella le contó de los abusos y se suicidó luego de enterarse que realmente habían ocurrido.

OSCURA ÉPOCA DORADA

Al mismo tiempo que la gimnasia artística estadounidense vivía uno de sus mejores momentos en muchos años, sus atletas eran dañadas física y mentalmente por Nassar.

En los últimos dos Juegos Olímpicos, el equipo de gimnasia femenil de Estados Unidos cosechó 14 oros, 20 platas y 14 bronces, además de 41 títulos mundiales.

4

Ciclos olímpicos fue el tiempo en el que Nassar estuvo como médico del equipo de Estados Unidos

Con las llamadas Fierce Five (Cinco Feroces): Gabby Douglas, McKayla Maroney, Aly Raisman, Kyla Ross y Jordyn Wieber, en Londres 2012 este país consiguió su primer metal dorado en el All Around por equipos fuera de casa. El anterior lo había cosechado siendo local en los Juegos de Atlanta 1996.

Pero esa época dorada era también la más oscura para las chicas, quienes no se salvaron de ser víctimas de Nassar.

“Por favor, créanme cuando digo que fue muy difícil expresar por primera vez estas palabras, como lo es ahora ponerlas en papel. Hay muchas razones por las que había sido reacia a contar mi historia, pero ahora sé que no es mi culpa”, publicó Biles en sus redes sociales.

McKayla Maroney, ahora de 22 años de edad y quien fue parte de ese histórico equipo, reconoció haber sido abusada por el médico quien incluso, en una ocasión, le dio una pastilla para dormir. La gimnasta despertó en la habitación del hotel de Nassar.

“El doctor Nassar me dijo que estaba recibiendo ‘tratamiento necesario que él había dado a pacientes durante los últimos 30 años’. Todo inició cuando tenía 13 años de edad, en mi primera concentración de entrenamiento en Texas con el equipo nacional, y no terminó hasta que dejé el deporte. Pasó en Londres justo antes de que mi equipo ganara la medalla de oro y pasó también cuando gané mi medalla de bronce”, explicó Maroney.

OTROS CÓMPLICES

Nassar fue sentenciado a 175 años de prisión, pero el exmédico del equipo olímpico de Estados Unidos no sería el único culpable, también se habla de que la Federación de Gimnasia y la NCAA fueron cómplices al no investigarlo desde hace años y además surgen otros nombres de personas que deberían ser investigadas, como el exentrenador John Geddert y federativos de otros organismos.


“La Federación de Gimnasia, el estado de Michigan y el Comité Olímpico tienen que rendir cuentas”

McKayla Maroney

Exgimnasta olímpica de Estados Unidos

Pese a que los principales dirigentes de la Federación de Gimnasia de Estados Unidos renunciaron tras darse a conocer este caso, las afectadas piden que se indague más.

“Espero que la Justicia no cierre el libro de este caso con la sentencia a Nassar. La Federación de Gimnasia, el estado de Michigan y el Comité Olímpico tienen que rendir cuentas”, dijo Maroney en una carta que fue leída durante el juicio.

175

Años de cárcel fue la sentencia que recibió

Lo mismo pide Aly Raisman, otra de las afectadas y quien también fue parte del equipo olímpico.

“Larry debería estar preso desde hace mucho, mucho tiempo. Es un enfermo. Si tan solo un adulto hubiese creído a las jóvenes que lo denunciaron y hubiese tenido el valor y el carácter para hacer algo, se hubiese podido evitar esta tragedia. Incluso ahora, después de todo lo que sucedió, la Federación tiene el descaro de decir las mismas cosas que siempre ha dicho. ¿No puede ver lo irrespetuoso que es eso?, ¿no puede ver cuánto duele?”, dijo la tres veces campeona olímpica.

La NCAA, asociación que rige el atletismo estudiantil de Estados Unidos, también está siendo señalada, ya que nunca investigo a Nassar cuando estaba en la Universidad de Michigan, pese a las acusaciones que ya comenzaban a escucharse años atrás.

El nombre de John Geddert, quien es un viejo amigo de Nassar, también ha salido a la luz como otro personaje que debería ser enjuiciado.

Geddert, exentrenador de gimnasia, fue suspendido fue suspendido por la Federación de su país a principios de esta semana, el martes envió una carta a sus clientes diciéndoles  que se retiraba.

Lindsey Lemke, quien fuera entrenada por Geddert, aseguró que esta persona las enviaba con Nassar para los tratamientos.

Nassar ya está preso, pero aún hay más personas y organismos que deberán rendir cuentas luego de este capítulo oscuro del deporte mundial.