La Final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors está rompiendo paradigmas en Argentina, y el Presidente de ese país, Mauricio Macri, sorprendió esta mañana al confirmar que dichos encuentros sí se jugarán con porra visitante.

El Presidente informó que este evento es para mostrar madurez entre las aficiones, por lo que cada club tendrá que ceder cuatro mil entradas para que los visitantes puedan ingresar tanto a la Bombonera como en al estadio Monumental.

“Lo que vamos a vivir los argentinos en unas semanas es una final histórica. También una oportunidad de demostrar madurez y que estamos cambiando, que se puede jugar en paz. Le pedí a la Ministra de Seguridad que trabaje con la Ciudad para que el público visitante pueda ir”, manifestó el Presidente.

Los partidos que definirán la Copa Libertadores de este año se disputarán el 10 de noviembre en la Bombonera y el 24 en el Monumental.