Es la franquicia con mayores logros de la NFL en los últimos tiempos, pero también los más odiados.

De acuerdo a una encuesta  por un medio estadounidense, previo al Súper Tazón del año pasado, el 42% de los entrevistados dijo tener un sentimiento negativo hacia los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Según el estudio de Public Policy Polling, el 52% de los encuestado vaticinó que la franquicia de Massachussetts se llevaría la edición LI del Super Bowl, en la cual remontaron a Halcones de Atlanta para alcanzar su quinto anillo de campeonato.

Pero a pesar de tener una opinión favorable respecto a su estilo de juego, el sentimiento  de los seguidores al deporte de las tacleadas indicaba lo contrario.

42

Por ciento de los aficionados mencionó odiar a los ‘Pats’, según una encuesta del 2017

¿Por qué una franquicia con un  quarterback de época como Tom Brady y un entrenador como Bill Belichick puede tener tantos detractores?

Escándalos de espionaje, balones desinflados y “teorías” de conspiración arbitral que intentan a acuñar a favor de los “Pats”, tan sólo son algunas situaciones que han crecido a la par de sus triunfos.

Espionaje

En el año 2007, durante un juego ante los Jets de Nueva York, un miembro del staff de Patriotas fue descubierto filmando las señas de los coordinadores ofensivos y defensivos del equipo rival.

Nueva Inglaterra ganó aquel primer partido de la temporada regular por pizarra de 38-14 y tiempo después la Liga multó con medio millón de dólares al coach de Patriots, Belichick, además sancionar con 250 mil dólares a la institución.


En 2007, un miembro del staff de Patriots fue descubierto filmando señas de equipos rivales

Años después, una investigación revelada por ESPN en 2015, días después de haberse desatado el famoso “Deflagate”, informó que Belichick grabó al menos 40 juegos entre el año 2000 y 2007, además de acuñar al staff de Patriotas la sustracción de “planes” de equipos rivales, en los camerinos del Gillette Stadium.

‘Deflagate’

Sin duda la peor mancha a la imagen de Patriotas ha sido el escándalo de los balones desinflados.

Después del juego por el campeonato de la AFC en la temporada 2014 ante Potros de Indianápolis, reportes periodísticos aseguraban que, inexplicablemente, los jueces cambiaron al menos una docena de balones utilizados  durante los primeros dos cuartos de aquel juego, los cuales estaban inflados por debajo del límite permitido.

Luego de una investigación llevada a cabo por la NFL en donde se implicó a Tom Brady, la Liga castigó al mariscal de campo con cuatro partidos (sanción que finalmente fue revocada por una corte de Nueva York, tras un recurso de apelación impusto por el quarterback).

4

Partidos de suspensión recibió Tom Brady por el escándalo de los balones desinflados en 2015