Para los jugadores de la NBA, las opciones serán simples durante la próxima temporada: vacunarse o someterse a pruebas frecuentes.

La liga informó a los equipos que seguirá con un plan en el que aquellos que estén vacunados completamente contra el coronavirus no necesitarán someterse a pruebas regulares. Aquellos que no estén inmunizados, necesitarán en cambio pruebas rigurosas, las cuales serán en entrenamientos o días de viajes, y al menos una en días de partido.

Las pruebas que habilitarán a los jugadores no vacunados para poder estar en el partido serán del tipo de PCR, indicó la liga.

También cabe la posibilidad de que jugadores vacunados se tengan que someter a pruebas semanales durante el campamento de entrenamiento, aunque las conversaciones sobre este tema continúan.

La Asociación de Jugadores de la NBA no ha obligado a los jugadores a que se vacunen a pesar de que la liga esperaba que este fuera el caso. Todos aquellos que estén cerca de los jugadores durante los partidos de esta campaña (entrenadores, personal, referees, trabajadores de cancha y demás) serán vacunados.

La NBA indicó que 85% de los jugadores estaban vacunados antes de que terminara la temporada anterior. Los equipos inician los campamentos de entrenamiento el 28 de septiembre.

Lee también: Capitanes de Ciudad de México ya tiene fecha para su debut en NBA G-League

En Estados Unidos, las muertes y casos de COVID-19 se ubican en niveles que no se habían visto desde el invierno pasado. El país actualmente promedia mil 800 muertes y 170 mil nuevos casos al día, los niveles más altos respectivamente desde marzo y finales de enero.

La semana pasada el presidente Joe Biden ordenó que todos los empleadores con más de 100 trabajadores requieran vacunas o pruebas semanales.