“La expectativa es grande. Tengo que hacer que este equipo vuelva a estar en Liguillas y luchar por un título. Muchas veces es fácil decirlo, pero no tengo la menor duda”

Nacho Ambriz

Técnico de Necaxa

Dice el dicho que “el buen hijo siempre regresa a casa” y este puede ser aplicado a Ignacio Ambriz.

Tras su exitoso paso por el club en la década de los 90, ayer fue presentado como nuevo entrenador de los Rayados del Necaxa, club en el que debutó como futbolista profesional y en el que se retiró en 2001.

Nacho entra en relevo de Alfonso Sosa, timonel con el que Necaxa regresó a Primera División y además alcanzó la semifinal del Apertura 2016, por lo que Ambriz consideró que “Poncho” dejó “la vara alta”.

“La expectativa es grande. Tengo que hacer que este equipo vuelva a estar en Liguillas y luchar por un título. Muchas veces es fácil decirlo, pero no tengo la menor duda”, aseguró el técnico de 52 años.

Necaxa será el sexto equipo en la carrera de Nacho como entrenador, donde ya dirigió a Chivas y América, los equipos de mayor convocatoria en el país.

Inclusive fue en el América donde logró su primer título como estratega, al alcanzar la Liga de Campeones de la Concacaf 2015-2016, tras vencer en la final a Tigres.

Ahora, la ilusión de “Nacho” es regresar los campeonatos de Primera a las vitrinas de los Rayos, con quienes logró un bicampeonato de Liga en las temporadas 1994-1995 y 1995-1996, siendo dirigido por el mexicano Manuel Lapuente.

“Alguna vez a mí me tocó ser parte de esta (institución) que yo llamo mi casa, de este club y seguramente (vamos a) darle mucha satisfacción a nuestra afición”, expresó ante la presencia de la plana mayor del Necaxa, encabezada por Santiago Tinajero Jr.

Además de Guadalajara y Águilas, Ambriz ha dirigido a Puebla, San Luis y Querétaro.