Necaxa apeló al espíritu de los “11 hermanos” y se convirtió en el último semifinalista del Apertura 2016.

Con orden, garra y corazón, los Rayos sacaron el 0-0 del Hidalgo y dejaron fuera al vigente campeón Pachuca, gracias al 2-1 logrado en el partido de Ida en Aguascalientes.
Ni Hirving Lozano, Franco Jara o Jonathan Urretaviscaya descifraron la férrea defensa necaxista, la cual tuvo a Marcelo Barovero, el aquero argentino, como el principal escudo de seguridad en la retaguardia.
“Trapito” sacó sendos remates de los hidalguenses, como disparos a balón parado deUrretaviscaya o remates a bocajarro de Jara, hasta consumir el tiempo y darle el pase al conjunto hidrocálido.
Ahora, el recién ascendido al futbol mexicano se medirá en la Semifinal contra América, quien fuera hasta hace unos años su “hermano mayor”, al haber sido administrado también por Televisa. América le ganó la Final del Verano 2002 al Necaxa y además fue quien propició su primer descenso en 2009, luego de vencerle en la última jornada del torneo de Clausura de aquel año por 1-0.