En efecto, los Juegos Olímpicos de Tokio costaron lo doble

La justa tuvo un costo final de 13 mil 330 mdd, cantidad menor a lo estimado (15 mil 400 mdd), pero 100% mayor que cuando Japón recibió la sede en 2013

En efecto, los Juegos Olímpicos de Tokio costaron lo doble

En efecto, los Juegos Olímpicos de Tokio costaron lo doble

Comparte esta nota

Los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio, que se retrasaron un año por la pandemia de coronavirus, consignaron que el costo final de las justas fue de 13 mil 330 millones de dólares (1.4 billones de yenes), el doble de lo pronosticado cuando el COI les otorgó la sede en 2013.

Reunidos el martes antes de la disolución del organismo a fin de mes, los funcionarios olímpicos de Tokio dieron el detalle de las cifras finales.

Sin embargo, el monto definitivo dado a conocer por los organizadores quedó por debajo de los 15 mil 400 millones de dólares que pronosticaron cuando las justas culminaron hace casi 11 meses atrás.

“Hicimos un estimado, y el estimado resultó ser más bajo de lo esperado”, declaró el director ejecutivo del comité organizador, Toshiro Muto.

Medir los costos olímpicos con exactitud (quién paga, quién se beneficia y qué gastos son o no son de los Juegos) es un laberinto móvil.

El cálculo de los costos resulta difícil debido a fluctuaciones recientes de la tasa de cambio entre el dólar y la moneda japonesa. Cuando se iniciaron los Juegos hace un año, 1 dólar equivalía a 100 yenes. El lunes, 1 dólar equivalía a 135 yenes, el nivel más alto de la moneda estadounidense frente al yen en 25 años.

En el período previo a los Juegos de Tokio, los organizadores solían utilizar la tasa de cambio de 107. En tal caso, 1.42 billones de yenes equivaldrían a 13 mil 330 millones de dólares como precio final.

Lee también: Tokio 2020 baja el telón; fueron los Juegos de la resiliencia… y las dudas

Vale decir que los organizadores perdieron al menos 800 millones de dólares de ingresos al no vender entradas, una cifra que debió cubrir el gobierno metropolitano de Tokio.

Un estudio de la Universidad de Oxford en 2020 dijo que los de Tokio fueron los Juegos Olímpicos más caros de la historia.

Según los organizadores, la ausencia de público redujo los costos de seguridad, mantenimiento de las arenas y otros.

Hay un hecho innegable: más de la mitad de los costos fueron cubiertos por las arcas públicas: el gobierno de Tokio, el gobierno nacional y otras entidades oficiales.

El legado más importante es, sin duda, el Estadio Nacional, diseñado por el arquitecto japonés Kengo Kuma, y que costó 1 mil 400 millones de dólares. El coloso se acopló perfectamente en su ubicación céntrica en la capital japonesa.

Salir de la versión móvil