Debido a la compleja situación social y política que se vive en Afganistán, luego de la toma del poder de los talibanes, el país, canceló su participación en los Juegos Paralímpicos, esto a una semana de su realización.

“La delegación de Afganistán no está en posición de participar”, admitió el director ejecutivo de Tokio 2020, Toshiro Muto, en una conferencia de prensa. “La tensa situación en el país es la razón de la inviabilidad de asistir”.

El país, ubicado en Oriente Medio, tendría dos deportistas en los Juegos de Tokio: los taekwondistas Hossain Rasouli y Zakia Khudadadi, quien iba a convertirse en la primera mujer en representar a esta nación en unos Paralímpicos, un hito imposible dadas las circunstancias actuales.

“Lamentamos que no puedan venir”, añadió Muto, quien añadió que los organizadores de los Juegos esperan que todos los paradeportistas “se encuentren seguros”.

Kabul, la capital afgana, ha caído ante los talibanes, quienes han declarado la victoria tras 20 años de guerra contra el gobierno instaurando por Estados Unidos y sus aliados, esto después de que el presidente Ashraf Ghani huyera del país.

El aeropuerto de Kabul fue cerrado a vuelos comerciales y está en una situación caótica. Hasta allí se han desplazado miles de personas que tratan de huir del país.

Lee también: Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 también serán sin público

Hace una semana, el jefe de la delegación afgana, Arian Sadiqi, esperaba que estos Juegos Paralímpicos ofrecieran una oportunidad de “mandar un mensaje de coexistencia a la humanidad”.

Afganistán debutó en los Juegos Paralímpicos de Atlanta 1996 y, a excepción de los de Sydney 2000, había participado en todas las ediciones, aunque nunca ha ganado una medalla paralímpica.