#ReformaLaboral

Sindicatos PRIvilegiados

La Reforma Laboral del Presidente Calderón propone transparentar las cuotas, auditar a las uniones gremiales y el voto libre, directo y secreto. Nada de esto será posible. La fracción priista eliminó estas propuestas y dejó una ley a modo de los líderes sindicales.

22
comentarios
"Las empresas simulan, las autoridades se hacen de la vista gorda y el único que sufre es el trabajador"
Virgilio Bravo
Investigador del Tec de Monterrey, Campus Estado de México
Transformar las relaciones laborales, el reto, asegura Virgilio Bravo, investigador del Tec de Monterrey
Es necesario aumentar y profesionalizar al personal de las Juntas de Conciliación
No hay certeza, flexibilidad ni transparencia en los procesos laborales

No se esperan grandes cambios. Tampoco modificaciones profundas en la Ley Federal del Trabajo.

De hecho, la iniciativa preferente para una Reforma Laboral que envió el presidente Felipe Calderón al Congreso, sí pasará.

Pasará en tiempo y forma pues aunque mañana se vota en el pleno de la Cámara de Diputados, la Cámara Alta ya anticipó que dará su anuencia.

Y es que para “taparle el ojo al macho” y salir del atolladero, el gobierno saliente y el entrante, avalados por legiladores, sindicatos y patrones, sólo presentarán una reforma rasurada.

Una reforma Light donde los cambios a la Ley Federal del Trabajo serán los mínimos, quizás la regulación de las empresas de subcontratación.

Pero en el fondo, en lo medular, los sindicatos mantienen sus PRIvilegios. Sólo basta ver como el SNTE de Elba Esther Gordillo ya lo dijo.

De hecho, todos los sabían ya. No se tocan, auditan o transparentan las cuotassindicales. Tampoco se entrometen en la elección de dirigentes y se deja enplena libertad a los líderes el derecho de expulsión.

Es, como dice el experto del TEC de Lonterrey, Virgilio Bravo, una estrategia para mantener la estabilidad económica pues el maridaje que existe entre sindicatos y gobiernos  se mantiene, inalterable, desde 1917.

Lo cierto es que veremos de qué cuero salen más correas, pues es evidente para el investigador que la  iniciativa pondrá a prueba la verdadera intención del presidente electo Enrique Peña Nieto de combatir la corrupción de los sindicatos o quedarse en el discurso.

Incluso, el propio presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo GuitérrezCandiani, admite aunque no con esas palabras, que el pacto con los sindicatos, el ir de la mano, es lo que le ha dado estabilidad económica a este país.

Lo más grave en esta madeja de intereses políticos y económicos y donde los líderes obreros han jugado un papel preponderante para los partidos políticos, sobre todo en época de elecciones, es que mantienen sus privilegios.

Sólo basta recordar que el contrato de aprendizaje que habían logrado los empresarios se derogó en 1970 cuando se reformó la Ley Federal del Trabajo, como pago a la lealtad que tuvieron los sindicatos en 1968.

No hay duda que muchos de los cambios anunciados ya operan en la actual LFT, se pactaron desde 2011, pero las modificaciones de fondo simplemente se quedaron en el papel.

Rolando Santos, experto y litigante en Derecho Laboral reconoce que debe reducirse el tiempo en las demandas laborales y el monto de los salarios caídos.

Si bien admite que son corresponsables, algunos abogados, de alargar dichos procesos al igual que los empresarios, y los trabajadores, también denuncia que la autoridad le sigue el juego a la simulación jurídica de este país.

Saben, de antemano, denuncia, que hay huecos en la ley, que se ha abusado de ella porque las Juntas de Conciliación no cuentan con el personal suficiente para atender el número creciente de demandas laborales.

Pero además, no tienen la preparación suficiente para entender y aplicar la ley.

Sólo queda formalizar la operación de las empresas de subcontratación y una mayor flexibilidad laboral, no tanto por interés de los sindicatos sino por exigencia de las empresas extranjeras para seguir invirtiendo en el país.

De ello, sin duda, se logrará darle formalidad y cauce a los jóvenes que quieren incorporarse al mercado laboral formal, y evitar que siga creciendo la economía informal o que los jóvenes egresados migren a otros países en busca de un mejor empleo.

Las estimaciones de Virgilio Bravo revelan que estamos subsidiando la migración de estudiantes medianamente calificados que se van a trabajar y ya representan el 1.6 por ciento de las remesas que envían al país.

Hoy en día los sindicatos enfrentan una gran crisis mundial, pero en México sonparte importante del andamiaje político y del sistema corporativo “y lo han sido con el PAN, el PRD y el PRI”.

Y es ahí, donde la reforma laboral toca las fibras más sensibles porque ha sido un reclamo social la transparencia de sus recursos.

Pero la corte los ve como una empresa pues define que sus cuentas son derecho privado y no público. Un sin sentido porque los sindicatos son organizaciones de derecho público.

Debe incorporar a los jóvenes

Más allá de transparentar los recursos de los sindicatos que hoy cuentan con el aval de la Suprema Corte de Justicia al calificarlos como derecho privado y no público, la reforma laboral debería acabar con la simulación en la contratación de los jóvenes.

Así se le daría vida al contrato de aprendizaje que lograron los empresarios y que se derogó en l970, con la reforma a la Ley Federal del Trabajo, como pago a la lealtad de los sindicatos con el gobierno, afirma el académico Virgilio Bravo.

Y es que, para el especialista del TEC de Monterrey, Campus Estado de México, los jóvenes han sido abandonados por las políticas públicas todos estos años.

La iniciativa de reforma laboral es, entonces, una oportunidad para incorporarlos al mercado con esquemas laborales transparentes para que adquieran experiencia y se vuelvan productivos, enfatiza.

Sólo así se podrá combatir el narcotráfico, la piratería, el comercio informal, pero sobre todo, detener la fuga de estudiantes hacia Estados Unidos.

“Con nuestros impuestos subsidiamos la migración a aquel país con estudiantes medianamente calificados que se van a trabajar y ya representa el 1.6 por ciento de las remesas”.

No descarta que los sindicatos se opondrán en bloque a transparentar sus cuotas, pero será el presidente electo Enrique Peña Nieto quien defina hasta dónde jalará la cuerda.

“Si realmente quiere combatir la corrupción a fondo como lo ha dicho o se quedará en el discurso”.

comments powered by Disqus

Videos

Señales cruzadas
Agarran de bajada a Brisas Solaria
Los fantasmas del magistrado
'I want your' gas shale
comments powered by Disqus