56

hombres


"Dr. Córdoba, solo queda una oportunidad para recuperar la confianza en la autoridad electoral..."

Carta a Córdova

Firmada por ONG de NL


"Si bien hay notables ciudadanos y académicos entre los candidatos que llegaron a la etapa final, son los menos"

Cartas a Córdova

Firmada por intelectuales


"No porque nombraste a muchas mujeres ya queda todo justificado, pero parece que a eso le apuestan(...) ya con eso no entran en los verdaderos problemas"

Teresa Villarreal

Académica mejor calificada
y rechazada en el proceso


El INE dice que debe haber certeza, imparcialidad, independencia, legalidad, objetividad y publicidad


Aunque los partidos se han quejado, y advirtieron que impugnarán ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, hasta ahora no se ha formalizado el procedimiento 

http://youtu.be/8LWYTSunML0

El martes 30 de septiembre se seleccionaron los consejeros electores que regirán el proceso electoral 2015 en 18 estados. 

Y en un hecho que pondría felices a las defensoras de derechos de género, la mayoría de los 126 ciudadanos electos, son mujeres. 

De los 18 estados con proceso electoral próximo, 11 tienen una mayoría entre los siete consejeros elegidos. 

Del total de 126 consejeros distribuidos en los 18 estados, un 57 por ciento son mujeres y el 43 por ciento pertenecen al género masculino. 

Este porcentaje es sobre el número de 70 mujeres contra solo 56 hombres. 

Y aunque el proceso fue cuestionado por supuesto apego de los consejeros con partidos políticos, ahora la mayoría femenina tendrá la oportunidad de reivindicar su neutralidad y apego a las leyes electorales. 

Los estados con mayoría femenina son 11: Baja California Sur, Campeche, Colima, Chiapas, Distrito Federal, Guerrero, Jalisco, Morelos, Nuevo León, Querétaro y San Luis Potosí. 

En los que regirá la opinión masculina en cuanto a la legalidad de los procesos electorales 2015, son siete: Yucatán,  Guanajuato, Estado de México, Michoacán, Tabasco, Sonora y Oaxaca. 

Coincidentemente, cuatro de estos siete estados viven actualmente conflictos y se consideran entre los de altos índices de violencia, por distintas razones.

De los que tendrán elecciones juzgadas por la mayoría  femenina, solo Nuevo León ha revertido un proceso violento que sucedió meses atrás, y el resto pueden presumir de relativa paz.  

Por cada entidad el INE seleccionó a siete funcionarios electorales, por lo que hasta ahora se han presentado diversas quejas. 

Un reclamo general es que no se tomaron en cuenta los exámenes de conocimientos, ya que al final quedaron los más mal calificados y fueron rechazadas las solicitudes  de quienes obtuvieron los niveles más altos. 

En el caso de Nuevo León la mayoría son mujeres con un total de cuatro seleccionados contra tres hombres, sin embargo María Teresa Villarreal, la mujer mejor calificada con 96.6 puntos sobre 100, fue rechazada en el proceso que eligió consejeros con calificaciones inferiores. 

Los estados en donde seleccionaron cinco mujeres y dos hombres, que es aplastante mayoría, fueron Campeche, Colima, Baja California Sur, Chiapas y San Luis Potosí. 

De estos cinco solo Baja California Sur está gobernado por el PAN y el resto por el Revolucionario. 

En 11 de los 18 estados la aprobación de los nombramientos fue por unanimidad, y en Campeche, Estado de México, Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Sonora y Tabasco la elección fue de 10 contra uno.

Lorenzo Córdova se defiende

Lorenzo Córdova, presidente del Consejo del INE, defendió las acciones del instituto para formar los Organismos Públicos Locales Electorales (Oples), ya que según él, no hubo preferencias partidistas. 

Sin embargo todos los partidos cuestionaron el proceso a cargo del INE, ya que aseguran que los elegidos están marcados por el PRI, que no presentó protestas como sí lo hizo el PAN, PRD, PT y Morena.  Pero en algunos estados protestaron otros partidos por  tendencias panistas o perreditas de los elegidos. 

Aunque los partidos advirtieron que impugnarán ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), hasta ahora no se ha formalizado ninguna queja. 

Esta es la primera vez que el INE selecciona a los integrantes de los órganos electorales de las entidades. 

Antes de la reforma político-electoral que se promulgó en febrero, la elección estaba a cargo de los congresos locales.

El proceso terminó a pocos días de arrancar formalmente el proceso electoral 2015, que inicia el próximo 7 de octubre.

Casi 100 y nada…

Aunque parecería muy importante el hecho de mayoría de mujeres en los comités y las presidencias de los Consejos locales, para una de las aspirante rechazadas, Teresa Villarreal Martínez, esto es solo un factor de distracción:

“Pienso que dejar tantas mujeres puede tener un efecto táctico, como lo ha usado Ciro Murayama, que tuitea  que quedaron muchas mujeres y ya con eso no entra en los verdaderos problemas y críticas que hacen a la designación y al concurso completo. 

“No porque nombraste muchas mujeres ya queda todo justificado, pero parece que a esto le apuestan. Así la sociedad dirá ‘mira, muchas mujeres por fin’. 

Aclara que sus comentarios son sin demeritar las capacidades femeninas, “pero no hay que ocultar el verdadero problema: lo que salta a la vista es casualmente los ajustes y equilibrios que se buscaron entre al menos dos partidos políticos. Debió cuidarse la independencia y autonomía de los designados. Sin duda alguna, con absoluta certeza”, dice Villarreal. 

Doctora en Ciencias Políticas por el Tec de Monterrey, obtuvo la más alta calificación de las mujeres en el examen de conocimientos e igualó a pocos hombres que llegaron a esa grado. 

“Y de qué me sirvió”, dice, “lo único que quedó del esfuerzo por contribuir en el proceso electoral 2015 fue una gran decepción y desazón”. 

Finalmente, después del desgaste económico, físico y emocional de haber participado, Villarreal cree que las arbitrariedades en el proceso de elección, significan “una mala señal”. 

Y además de poner en duda todo el proceso, argumenta que  fue evidente una violación constitucional. 

“Las leyes son claras, y no se cumplieron”. 

Explica que el Instituto Nacional Electoral dice claramente que en el proceso debe haber: “certeza, imparcialidad, independencia, legalidad, objetividad y máxima publicidad”. 

“Eso no existió. No había ponderaciones. No hubo elementos que se pudieran contar, evaluar, más que el examen de actitud, que no fue útil para definir la selección, evidentemente”, dice. 

Además de esta prueba en la que se abrieron públicamente las calificaciones numéricas alcanzadas, los candidatos hicieron un ensayo que evaluó la UNAM solamente con la calidad de idóneo o no idóneo. 

“Sin embargo en mi caso, ya en la última fase de entrevistas en la Ciudad de México, me felicitaron porque mi ensayo tuvo un 8.9 de calificación. Pregunté a mis compañeros y nadie supo su calificación”. 

Esto pone en evidencia la opacidad de la selección, dice Villarreal. 

“Debieron de ser transparentes por respeto a los concursantes y para que la sociedad pudiera entender el porqué de la selección. De eso depende algo demasiado importante: las elecciones”. 

Sobre las quejas que han hechos casi todos los partidos políticos respecto a la afinidad de algunos seleccionados con determinado grupo, Villarreal dice: 

“El IFE de antes, cuando los diputados elegían a los consejeros, se definía por una decisión política obvia que nadie podía discutir. Ahora pensábamos que la no intervención de los partidos sería diferente pero todo siguió igual. No hay cambio”. 

Y lo que se pensaba que cambiaría los criterios para designación, sigue también igual: “No existen criterios. No hay justificación. Nunca quedó claro para qué sirvieron los procesos de selección, que están grabados. No se cumplieron las leyes que tienen rango constitucional”, aseguró. 

Además del examen de conocimientos y el ensayo, cuyos resultados son opacos, se aplicó otra prueba de habilidades gerenciales. 

“A la fecha seguimos esperando los resultados… no se sabe para qué sirvió”. 

La única opción que tiene ya como rechazada del proceso es iniciar un juicio de protección de derechos, pero no está segura aún que lo quiera hacer. 

Por ahora lo único que piensa es que participó en un proceso “lamentable y decepcionante”. 

Cartas aclaratorias

Un grupo de intelectuales envió una carta a Lorenzo Córdova Vianello, el presidente del INE, cuatro días antes de que el organismo publicara las listas definitivas de candidatos consejeros, el 26 de septiembre.  

Desde el primer párrafo expresan su “preocupación y extrañeza por la forma de designación de los consejeros de los Oples. 

“Si bien hay notables ciudadanos y académicos entre los candidatos que llegaron a la etapa final, son los menos. Tanto la convocatoria como el primer filtro, que fue el examen de conocimientos, privilegiaron a los funcionarios y servidores electorales”, escriben. 

Después de reconocer que entre los elegidos hay muchos académicos distinguidos, aclaran que “son los menos” continúan con la frase: 

“Desafortunadamente, muchos de ellos se han formado en la vieja cultura política que no resiste la seducción del Príncipe y frecuentemente es dúctil a sus designios, aunque éstos sean contrarios a la ley y a la ética.

Y siguen cuestionando a Córdova: “manifestamos nuestra inquietud por la conformación de bloques al interior del Consejo, por ser una práctica que atenta contra la colegialidad. Es una señal perniciosa, contraria a lo señalado por usted”. 

Y concluyen haciendo un atento llamado a tomar las mejores decisiones “en la delicada tarea de vigorizar y lograr una verdadera autonomía de las autoridades electorales en los estados de la República”. 

En otros estados también se enviaron cartas. 

En Nuevo León un grupo de ONG firmaron un comunicado en donde exigen medidas a tomar, además de las quejas presentadas por el mismo proceso. 

Después de advertir que de no seguir sus recomendaciones estaría en riesgo la elección del 2015, en donde esta entidad elegirá nuevo gobernador, los firmantes demandan básicamente dejar atrás la opacidad y publicar lo siguiente siguiendo las leyes constitucionales:

Calificaciones de todos los participantes en todas las etapas de selección, que se publiquen los parámetros empleados para calificar todas las etapas de forma individual como particular. 

Y concluyen: “Dr. Córdova, solo queda una oportunidad para recuperar la confianza en la autoridad electoral y es transparentando todo el proceso de selección de consejeros”.