La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) aprobó la creación de la Escuela Nacional de Ciencias Forenses (ENaCiF). Será la primera de su tipo del país y tendrá la tarea de formar profesionales altamente calificados en diversas áreas forenses.

A través de un boletín, la UNAM informó que la Escuela será líder en fortalecimiento de este campo de estudio. Asimismo, contribuirá a la procuración e impartición de justicia a través de evidencia científica más robusta.

Actualmente la UNAM imparte la Licenciatura en Ciencias Forenses como parte de la oferta de la Facultad de Medicina. De acuerdo con la universidad, hasta ahora ha recibido siete generaciones, de las cuales han egresado tres, con una eficiencia terminal de prácticamente el 100 por ciento.

De las personas egresadas, la mitad cuenta con trabajo formal en el ámbito forense y están dentro del área de justicia y/o derechos humanos en el país. Entre las instancias en las que colaboran destacan:

  • Comisión Nacional de Búsqueda de Personas
  • Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas
  • Fiscalía General de la República
  • Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia en el Caso Ayotzinapa.

¿Por qué crear la ENaCiF?

El proyecto de creación de la Escuela señala que es necesario continuar con el fortalecimiento de la identidad y presencia de esta licenciatura. De esta manera se atiende el crecimiento de la demanda de más profesionales en áreas diversificadas de la investigación forense en México.

En este sentido, se creará un programa de posgrado con sus respectivos planes de estudio y otro de extensión académica, con capacidad de certificar profesionales en el área.

Según la UNAM, se pretende que este plan sea desarrollado en un periodo de nueve años, dividido en tres etapas de tres años cada una.

Por otra parte, el proyecto de creación pone énfasis en fortalecer este campo ante la necesidad de entender que los fenómenos no son hechos aislados y su resolución requiere de un abordaje multidisciplinario.

El boletín también señala que los aportes de la ciencia forense se han vuelto indispensables en la procuración y administración de justicia. Particularmente para demostrar que un delito se ha cometido e identificar cuáles son los elementos claves del mismo.