¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

CASOCIUDADELA

Tres años sin justicia

Jonathan Ávila

Tres años se cumplieron desde que Andrés Barba Oliva y Luis Antonio Ortiz Guerra desaparecieron aquel 21 de junio de 2013 en la Plaza Ciudadela.

Un caso emblemático para la entidad, al haberse emitido la Alerta Amber y por la cobertura mediática, que sin embargo no ha sido resuelto por la falta de voluntad de las autoridades.

De acuerdo con documentos a los que tuvo acceso Reporte Indigo, la Fiscalía General del Estado (FGE) tiene hoy elementos para realizar la búsqueda de más implicados en el secuestro y homicidio de los entonces menores de edad.


Jun 21, 2016
Lectura 6 min

En noviembre del 2015 el Primer Tribunal Colegiado invalidó la sentencia contra Isaac Álvarez, único detenido en este caso, por violaciones al debido proceso

“Lo que a mí me demuestra que no hay ninguna intención de citar a los señalados; nosotros hemos presentado un documento en el que se ha exigido que se giren esas órdenes (de aprehensión), pero no quieren echarle ganas al tema” 

- Luis Barba Gutiérrez

Padre de Andrés Barba, en declaraciones a medios locales

Tres años se cumplieron desde que Andrés Barba Oliva y Luis Antonio Ortiz Guerra desaparecieron aquel 21 de junio de 2013 en la Plaza Ciudadela.

Un caso emblemático para la entidad, al haberse emitido la Alerta Amber y por la cobertura mediática, que sin embargo no ha sido resuelto por la falta de voluntad de las autoridades.

De acuerdo con documentos a los que tuvo acceso Reporte Indigo, la Fiscalía General del Estado (FGE) tiene hoy elementos para realizar la búsqueda de más implicados en el secuestro y homicidio de los entonces menores de edad.

Sólo uno de los implicados, Isaac Álvarez Buenrostro, recibió una sentencia de siete años en el Centro Tutelar, además de ser obligado a pagar 323 mil 800 pesos como reparación del daño y 52 mil adicionales por gastos funerarios.

Esto después de que en junio de 2014 el Juez Segundo Especializado en Materia de Justicia Integral para Adolescentes del Estado de Jalisco, José García Hernández, notificara su responsabilidad en los delitos que éste denominó como “actos antisociales y secuestro agraviado”.

Aunque en noviembre del 2015 la sentencia se puso en entredicho, luego de que el Primer Tribunal Colegiado invalidaron la sentencia contra Isaac Álvarez, por violaciones al debido proceso.

Con esto, como lo documentó Proceso Jalisco, se tuvo que reiniciar el caso para volver a recabar pruebas e investigar a todos los involucrados. De tal forma que, en lugar de tener avances, sufrió un retroceso en los últimos dos años.

Fue a las tres de la tarde de ese viernes 21 de junio que Luis Barba Gutiérrez, padre de Andrés Barba, llevó a su hijo y a su amigo Luis Antonio Ortiz Guerra a la Plaza comercial Ciudadela, donde se encontrarían con Isaac Álvarez, con la indicación de que a las seis de la tarde la madre de Andrés pasaría por ellos.

Videos de la plaza mostraban que los tres habían abordado un taxi. Luego desaparecieron por ocho días.

Durante el fin de semana siguiente las autoridades iniciaron una investigación y operativo en La Cevada, un rancho ubicado en el bosque La Primavera, al sur de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Fue ahí que el lunes primero de julio encontraron sus cuerpos.

Las autoridades señalaron que el móvil había sido el bullying que Luis Antonio y Andrés habían realizado en contra de Leonardo Carrasco Niebla, hijo de José Ángel Carrasco Coronel, alias “El Changel”, sobrino de Ignacio Nacho Coronel, y detenido desde el 2013 en la Ciudad de México.

En las indagatorias se consigna que fue Andrés Vega Tovar, alias “El Vega”, quien dio indicaciones a Isaac Álvarez para que engañara a los jóvenes fallecidos; antes, Vega Tovar supuestamente convenció a Luis Antonio para que “entrara al negocio del narcomenudeo”.

De acuerdo con el acta de hechos 3233/2013, que derivó en la averiguación previa 8533/2013, desde el día 22 de julio de 2013 se giró un oficio a la policía investigadora para localizar a Andrés Vega Tovar, Leonardo Carrasco Niebla y José Ángel Carrasco Niebla, al igual que al apodado “El Moncho” o “Caballo”, presuntamente conductor del taxi que abordaron los tres jóvenes.

Aunque en los hechos no aparece lo que en la declaración de Isaac Álvarez se presenta, como otros implicados cuyos nombres son conocidos por las autoridades.

Dichos implicados, además de los ya citados, serían José Ramón González Niebla, Jesús Alfredo Noriega y Javier Chaires Niebla. Pero estos nombres no se encuentran en la averiguación previa 8533/2013.

El factor ‘Changel’

Las familias de los jóvenes asesinados refieren que no han podido acceder a la justicia.

El grueso de los nombres implicados está ligado a “El Changel”, detenido a finales de enero de 2013, sobrino de Ignacio Coronel, y supuesto sucesor del líder del Cártel de Sinaloa en Jalisco, luego de que éste último fuera abatido por el Ejército en el municipio de Zapopan en julio de 2010.

Como padre de dos de los implicados, Leonardo y José Ángel Carrasco Niebla, “El Changel” toma relevancia, pues fue a través de la estructura criminal y las prácticas que usa la delincuencia organizada que se torturó durante días a Luis Antonio y Andrés.

Entrevistado por medios locales, Luis Barba Gutiérrez, padre de Andrés Barba Oliva, apuntó que aunque existen ordenes de localización de los implicados en el caso, no se han concedido ordenes de aprehensión.

“Lo que a mí me demuestra que no hay ninguna intención de citar a los señalados; nosotros hemos presentado un documento en el que se ha exigido que se giren esas órdenes, pero no quieren echarle ganas al tema”, explicó el padre de Andrés Barba.

Señaló que tanto el actual fiscal general, Eduardo Almaguer Ramírez, como el gobernador, Aristóteles Sandoval, les prometieron una justicia que no ha llegado.

“Nos recibió (Eduardo Almaguer) y nos dijo que iba a poner a su equipo a trabajar y que le iba a echar ganas; el gobernador también en algún momento dijo que iba a echarle ganas a que se hiciera justica, que se esclareciera el caso, ofreció que se iba a detener a los que se tenía que detener y tres años más tarde estamos en donde mismo”, agregó Barba Gutiérrez.

Durante el año 2013 una de las familias interpuso una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) por acoso de parte de elementos de la Fiscalía General.

De acuerdo por lo consignado entonces por Milenio Jalisco, los familiares expresaron que en su investigación, la fiscalía los trataba como cómplices y no como víctimas de la desaparición de su hijo.

Abordado durante la última semana, Eduardo Almaguer señaló que se está trabajando en la aprehensión de tres personas, al mismo tiempo que se trabaja para que Isaac Álvarez no sea liberado.

“Nosotros estamos en búsqueda particularmente de tres personas a las que estamos tratando de materializar la aprehensión de ellos. No se encuentran en el estado, alguno quizá no pudiera estar en el país, estamos trabajando para poderlos localizar”, señaló Almaguer Ramírez.

Comentarios