El Gobierno de Michoacán, encabezado por Alfredo Ramírez Bedolla, denunció que su antecesor, Silvano Aureoles, gastó 5 mil 186 millones de pesos en contratos que tuvieron sobrecostos para proyectos ejecutivos, arrendamiento, mantenimiento y compra definitiva de siete cuarteles de la Policía Michoacán.

De hecho, estos cuarteles también cuentan con “casas de gobierno” blindadas y helipuertos, por lo que el actual gobernador consideró como un fraude por los gastos estratosféricos que se registraron.

Incluso, estos gastos habrían estado concentrados en dichos complejos de seguridad ubicados en Lázaro Cárdenas, Apatzingán, Uruapan, Huetamo, Coalcomán, Jiquilpan y Zitácuaro.

Alfredo Ramírez detalló que la Auditoría Superior de Michoacán (ASM) investiga el insólito arrendamiento y la compra final de los cuarteles regionales de la Policía estatal de Michoacán.

También aseguró, en rueda de prensa, que los cuarteles cuentan con espacios administrativos y dormitorios para policías, construidos con materiales de baja calidad, como paredes y techos de láminas de plástico, aunque cada complejo tiene un área privada que estaba destinada exclusivamente para el exgobernador Aureoles.

Estas áreas privadas están habilitadas con blindaje antibalas y lujoso mobiliario en una habitación, sala, comedor y un baño completo.

Los espacios exclusivos para el exmandatario se ubican a unos metros, y con un acceso privado a helipuertos, aseguró Ramírez.

Ramírez desglosó que este modelo de corrupción se basó en el pago de siete proyectos ejecutivos, uno por cada complejo, cuando debió ser solamente uno, con la existencia además de un sobreprecio en la construcción.

Lee: Así era el búnker de Silvano Aureoles; con pasadizo secreto, blindaje, sauna y jacuzzi (FOTOS)

Además, posteriormente se rentaba a dicha empresa y, finalmente, hubo una compra final por parte del Gobierno estatal de los siete cuarteles tras pagar arrendamientos millonarios, la falta de evidencia documental de la entrega de los inmuebles y la inexistencia de equipamiento.

Finalmente, se acusó que la administración de Aureoles utilizó en marzo del 2016 el Subcomité de Adquisiciones del Sistema de Seguridad Pública para adjudicar de forma directa a la Inmobiliaria DYF S.A. de C.V. el contrato para “El Servicio de Desarrollo y Arrendamiento de 5 Complejos de Seguridad”, en Huetamo, Coalcomán, Apatzingán, Jiquilpan y Zitácuaro.
Este proceso lo repitió el 21 de diciembre del 2017, bajo el mismo concepto, para construir los complejos de Lázaro Cárdenas y Uruapan.