"La repercusión fue muy drástica para nuestro sector, bajaron entre 40 a un 50 por ciento las ventas de nuestra mejor temporada del año: la navideña"

Juan José Tamayo

Presidente Canirac Jalisco


De mantenerse la tendencia, en el primer semestre del 2014 se podrían perder hasta 30 mil empleos en el sector restaurantero

https://www.youtube.com/watch?v=hTbNvnPtsBY

De noviembre a la fecha, la fiesta en Guadalajara se apagó. El gremio restaurantero hoy vive una de sus crisis económicas más álgidas y cerró el año con números rojos.

Los meses más importantes para el sector, noviembre y diciembre, se convirtieron en su mayor pesadilla. 

Despidos masivos, bajas ventas, poco consumo y mucha incertidumbre es tan solo un panorama de lo que vive el sector.

Cifras de la Cámara Nacional de Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) reflejan un decrecimiento del 10 por ciento… y el 2014 podría ser aún peor.

“En el segundo semestre del año (2013) pasado vimos que íbamos a terminar con un índice de crecimiento de cero (…) por las condiciones micro y macro económicas; la gota que derramó el vaso fue la aplicación de los operativos de la Ley Salvavidas”.

Comentó el presidente de la Canirac, Juan José Tamayo Dávalo, en entrevista con Reporte Indigo, quien aseguró que “no hubo contrataciones, en la temporada decembrina, de personal adicional”. 

De mantenerse la tendencia, en el primer semestre del 2014 se podrían perder hasta 30 mil empleos.

La industria restaurantera es una de las más importantes en el estado pues ofrece el mayor número de inversiones directas. Está integrada por 18 mil restaurantes y da empleo a más de 80 mil jaliscienses.

Pero el 3 por ciento de los empleados de restaurantes fue despedido en esta temporada navideña, lo equivalente a 2 mil plazas, explica el presidente de la Canirac, Tamayo Dávalos.

El líder del organismo empresarial también señaló que se perdieron inversiones de 10 cadenas restaurantes que tenían intención de instalarse en Guadalajara.

“Ya teníamos pláticas con algunas marcas importantes que se pretendían establecer en la Zona Metropolitana (de Guadalajara) (…) y al ver el impacto que tenía detuvieron sus inversiones”, apuntó Tamayo Dávalos. 

Para el presidente el problema radica en que la implementación de la Ley Salvavidas dejó fuera a los restauranteros a la hora de planear la política pública y por eso hoy se sufren los daños colaterales.

“La repercusión fue muy drástica para nuestro sector, bajaron entre 40 a un 50 por ciento las ventas de nuestra mejor temporada del año: la navideña”.

Los proveedores también registraron cifras negativas, La Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma y Corona registraron pérdidas del 40 por ciento, según información proveída por los restauranteros.

Taxi seguro fue el único proyecto que el gobierno presentó, pero además de costoso ya se registraron algunos casos de abusos, refiere el entrevistado.

Quien destaca que si bien El Torito ha inhibido accidentes viales, la política ha incidido en los hábitos de los tapatíos que dejaron de asistir a bares a fin de no toparse a la autoridad.

Y las altas multas que impone el Gobierno de Jalisco son no costeables solo para algunos sectores favorecidos de la sociedad tapatía. 

Chapultepec sin esperanzas

Chapultepec fue uno de los corredores más afectados, pues el sector de consumidores se centra en jóvenes, la mayoría estudiantes con pocos ingresos y que difícilmente pueden pagar un servicio de taxi dos o tres veces por semana.

Los restaurantes en esa zona tuvieron pérdidas de entre 30 a 60 por ciento con respecto al 2012.

“A mí me agarró desprevenida, no me lo esperaba, sí fue psicosis colectiva, la gente dejó de salir “, comenta Gabriela Velasco, propietaria de los bares La Nacional y El Grillo, quien relata que sus pérdidas fueron del 30 por ciento.

“Noviembre y diciembre son los mejores meses del año para el sector y pues no (…) son los meses que uno espera sacar para aguinaldo y para todo y nos vimos bien apretados”, comenta la entrevistada, quien explica que hizo un convenio con un taxista para asegurarse que les diera buena tarifa a sus clientes.

“En avenida Chapultepec sí pegó más porque hay muchos lugares que no están enfocados en comida, sino en venta de cerveza y alitas y les pegó durísimo”, refiere Velasco, quien reitera que sus proveedores también sufrieron pérdidas.

“Estamos perdiendo mano de obra”, detalla Sergio Jaime Santos, del bar Billarte, quien relata que despidió a siete personas en los dos bares de los que es dueño en la misma zona.

“Son siete familias que definitivamente tenían sus prestaciones y esto obviamente nos pega en los ingresos.

“La reacción fue inmediata, en noviembre que empezó el operativo bajaron las ventas en 50 por ciento”, agrega Jaime Santos.

El mes de diciembre repuntaron las ventas en sus bares, sin embargo se mantuvieron pérdidas del 40 por ciento por debajo de lo vendido en 2012.

Para Jaime Santos es importante que la autoridad revele las cifras sobre el Operativo Salvando Vidas, pues solo así se corroborará si éste es efectivo.

“Creemos que si hubiera sido un poquito más sensible la autoridad, hubiéramos entrado nosotros a participar directamente con ellos (…) y generar situaciones para cumplir el objetivo y para que nuestros negocios no cayeran en pérdidas”.

La ruta de la diversión

A fin de enfrentar la crisis, los restauranteros ya tuvieron cuatro reuniones con autoridades estatales en las que definieron dos planes de acción.

La primera definición tomada fue establecer tarifas preestablecidas en taxis y tener un padrón transparente de esos transportistas, que permitan a los clientes de los bares y restaurantes saber cuánto van a pagar por el servicio.

El segundo proyecto por presentar se denomina ‘La Ruta de la diversión’. Se trata de un transporte público que dará servicio de las 11 de la noche hasta las tres de la mañana.

La ruta correrá desde Plaza Andares hasta Zapopan Centro, pasando por Chapultepec, desde López Cotilla y hasta el centro de Guadalajara.

La ruta tendrá corredores troncales a otros puntos de la ciudad, como el centro de Tlaquepaque y hasta Chapalita en Zapopan. Y se unirá a otras rutas de transporte como el Macrobús y el Tren Ligero.

Obras, nueva amenaza a restauranteros

El próximo 16 de enero inician las obras de pavimentación y renovación de banquetas de la avenida Chapultepec.

El Ayuntamiento de Guadalajara postergó una semana el arranque de las obras, pues el gremio restaurantero pidió conocer a fondo el cronograma de obras ya que se prevén nuevas pérdidas económicas, que se sumarán a las mermas del 2013.

“Deberíamos estar contentos con la intervención que se va a hacer a la avenida (…) pero desafortunadamente fue en el peor de los momentos para el gremio restaurantero y para los que estamos aquí en Chapultepec. Tememos que esto vaya a golpear aún más a nuestros negocios”, comenta Sergio Jaime Santos. 

El propietario del bar Billarte y presidente de la Asociación de Comerciantes y Restauranteros del Paseo Chapultepec estima que las pérdidas se mantendrándurante el primer semestre del 2014.

Luego tardarán otro par de meses para esperar la recuperación de la zona; aunque considera que las obras en Chapultepec sí son necesarias pues la carpeta asfáltica está muy deteriorada.

Frente a la catástrofe algunos empresarios han optado por solicitar créditos en tanto la obra se mantiene. Se prevé que la intervención sean cuatro meses y en mayo queden listas las obras.