La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que una mujer desempeñe su profesión no es razón suficiente para quitarle la custodia de sus hijos.

Esto luego que una madre trabajadora le quitaron la custodia de su hija menor de edad por tener una actividad profesional que le demandaba tiempo y esfuerzo, ya que se argumentó que su trabajo le impedía que atendiera a su hija de manera directa y personal.

Al respecto, la Primera Sala de la SCJN declaró que esta acción vulnera el derecho a la igualdad y no discriminación de la implicada.

Resulta fundamental que las autoridades jurisdiccionales juzguen estos casos con perspectiva de género y tomen en cuenta que la corresponsabilidad social en el trabajo de cuidados contribuye a incrementar la participación femenina en actividades económicas y a mejorar las condiciones laborales de las mujeres que trabajan para el mercado
Suprema Corte de Justicia de la Nación

Lee: SCJN declara inconstitucional prisión preventiva para defraudación fiscal y facturas falsas

También se determinó que la quitarle la custodia de su hija implica que no continúe con su desarrollo profesional o a que busque un trabajo que sea menos demandante con la consecuente disminución de salario; cuestión que no resulta legítima y que, por el contrario perpetua la desigualdad.

“Así, se ha invisibilizado o desconocido la necesidad de las mujeres de redistribuir la carga del cuidado entre los demás actores de la sociedad (Estado, mercado y varones), y se las sigue cargando con la responsabilidad casi exclusiva de las labores de cuidado por considerar que por “naturaleza” les corresponde hacerlas, lo que tiene consecuencias en su acceso al empleo, los ascensos y en la remuneración”, aseguró el Tribunal.

El criterio se publicó el pasado 29 de octubre en dos tesis jurisprudenciales y fue emitido en un amparo resuelto por la Primera Sala y presentado por la ministra Margarita Ríos.

Cabe señalar que diversos organismos nacionales e internacionales han advertido que las responsabilidades relacionadas con el cuidado de la familia y las exigencias del trabajo remunerado es una enorme fuente de desventaja para las mujeres en el mercado de trabajo.