Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, ofreció un discurso durante la plenaria Tercera Cumbre de Jefes de Policía de Naciones Unidas (UNCOPS2022) que se lleva a cabo en la sede de la ONU en la que dijo que México viene a la paz.

De hecho, la funcionaria explicó que en el combate al crimen y la espiral de violencia generada en México es gran parte por el consumo de drogas en el mundo y del tráfico ilegal de armas y recalcó que “¿los muertos los ponemos nosotros?, lamentablemente si”.

Lo anterior después que comenzó a cuestionarse sobre la problemática que aqueja a México: “¿las armas las fabricamos nosotros?, no; ¿Las drogas sintéticas las consumimos nosotros?, no; ¿los muertos los ponemos nosotros?, lamentablemente, si”.

En ese sentido, la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana destacó que México es un país de paso pero no productor de drogas, y hay países que presentan un problema de salud pública por el consumo de estas sustancias.

Asimismo, en el salón de la Asamblea General de la ONU, la funcionaria inició su discurso manifestando el apoyo de nuestro país a la Iniciativa Acción para el Mantenimiento de la Paz del secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, quien encabezó la reunión.

“México se encuentra en un proceso de transformación desde que asumió como presidente de la República el líder social Andrés Manuel López Obrador, quien en 2018 recibió una nación sumida en la violencia, producto de la llamada “guerra contra el narco”, emprendida por gobiernos anteriores”, afirmó la titular de la SSPC.

Puedes leer: Rosa Icela Rodríguez pide a Morena priorizar seguridad

Añadió que la clave para esta estrategia es evitar la complicidad de los funcionarios con el crimen organizado, como sucedía en el pasado. “Basta decir, como ejemplo que, a unos kilómetros de aquí, en Brooklyn, se encuentra recluido un ex secretario de Seguridad de México”, añadió.

A su vez, enfatizó que para cumplir el propósito de garantizar la seguridad es necesario la colaboración entre naciones pues, planteó, México no fabrica las armas con las que actúa el crimen organizado ni consume las drogas sintéticas que comercian, pero lamentablemente, apuntó, si ponemos los muertos.

“Hoy decidimos que ese fuego debe parar. No venimos a ganar una guerra, venimos a ganar la paz”, concluyó Rosa Icela Rodríguez.