Se siguen incrementando los casos de COVID-19 entre estudiantes de educación básica, luego de que la Autoridad Educativa Federal en la Ciudad de México (AEFCM) reportó que tres estudiantes de escuelas en la capital del país fueron positivos al virus con lo que ya suman seis alumnos infectados desde que se reiniciaron las clases presenciales.

Indicó que los dos primeros casos corresponden a alumnos que cursan segundo y quinto grado de educación primaria del mismo plantel ubicado en la alcaldía Coyoacán, y el tercero en una alumna de segundo grado de primaria, en la alcaldía Álvaro Obregón.

En los dos primeros casos, los familiares notificaron a las autoridades del plantel que sus hijos presentaron sintomatología, por lo que decidieron realizarse la prueba, cuyo resultado dio positivo al virus del Sars-CoV-2.


Mientras, en el tercer caso, la madre de la alumna se comunicó con las autoridades de la escuela para informarles que su hija tenía síntomas de resfriado, por lo que acudieron a realizarle la prueba de antígeno resultando positivo.

Estos nuevos sucesos se suman a los tres anteriores que se reportaron oportunamente en las alcaldías Tláhuac, Gustavo A. Madero e Iztacalco en escuelas públicas.

Las autoridades educativas señalaron que, en total, se tiene registro de seis resultados positivos en escuelas de educación básica de la Ciudad de México. En todos los casos la AEFCM notificó oportunamente a las autoridades sanitarias locales para tomar las previsiones epidemiológicas necesarias y salvaguardar la integridad de las comunidades escolares.

Lee también: El balance de la SEP sobre el regreso a clases presenciales con mínimo de estudiantes

Asimismo, se informa que las escuelas, en consenso con las madres, padres de familia y tutores han decidido, como medida preventiva, de manera voluntaria y en libertad, seguir con las clases a distancia, en tanto se realizan las acciones de control epidemiológico a quienes tuvieron contacto con los menores.

La Secretaría de Educación Pública refrendó su compromiso de implementar las acciones recomendadas por la Secretaría de Salud, y monitorear, de manera permanente, las escuelas públicas y privadas de educación básica.