Desde hace más de 27 años el Consejo Regulador del Tequila (CRT) trabaja para proteger la denominación de origen de la bebida, impulsarla en todo el mundo y para lograr que el usuario final disfrute de un producto con los más altos estándares de calidad.

Debido a esto, desde 2016 el CRT inauguró un laboratorio de isotopía para crear el “Banco isotópico del Tequila” y complementar la autenticidad de miles de marcas y botellas que se venden en el mercado.

Con este banco, será posible caracterizar el origen y la edad del agave con el que fue elaborado el tequila, así como los tipos de procesos utilizados en la hidrólisis, extracción, fermentación, destilación y maduración de la bebida.

La base de datos isotópicos también ayudará para respaldar científicamente la autenticidad del tequila elaborado por los fabricantes en México, y al mismo tiempo, contar con información que permita detectar los casos de falsificación y/o adulteración de la bebida.

Esta información, señala el Consejo Regulador del Tequila, también será de ayuda para cada una de las empresas tequileras, ya que a través de la base de datos se podrán proteger contra la competencia desleal.

El Banco Isotópico del Tequila es muestra de que en México el CRT se encuentra a la vanguardia en cuestiones analíticas como otras bebidas con denominación de origen como el whisky escocés, el champagne y algunos vinos europeos.

El laboratorio

La autenticidad del tequila se establece a través de una inspección física permanente realizada por el Consejo Regulador del Tequila en las empresas productoras.

Se complementará este proceso con el análisis de las relaciones isotópicas de Carbono 13 y Oxígeno 18, el CRT comenzó a gestionar el proyecto “Banco isotópico del Tequila”, el cual fue aprobado por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SAGARPA) en 2014.

Dos años después, el 16 de marzo del 2016, el CRT inauguró su laboratorio de isotopía, lugar que actualmente está a cargo de Rocío Fonseca Aguiñaga con quien habló Reporte Índigo.

Al respecto, la especialista en isotopía comenta que a los pocos meses de inaugurado el laboratorio comenzaron a trabajar en la huella isotópica y actualmente han analizado mil 230 muestras, al menos una muestra de 127 empresas tequileras.

Te puede interesar: Boom del tequila en el mundo, se expande mercado

“Empezamos el 16 de marzo de 2016 que se inauguró el laboratorio, en julio arrancamos con la huella isotópica. Como estamos hablando de un ser vivo que es el agave, esta huella se tiene que estar actualizando, tenemos ya la huella de 2016 a 2020, estamos trabajando la de 2021 y se va renovando porque a veces cambian los procesos de producción en las compañías”, comenta.

Esta base de datos que se está construyendo, dice la especialista, quedará como una herramienta auxiliar de la autenticidad, como muchas veces se hace con los vinos, en caso de que existan sospechas de que están ante un producto adulterado o falsificado.

“Con este banco de datos isotópicos pretendemos cerrar la pinza en la protección del tequila con este servicio analítico. Además de todo lo que se hace en campo con respecto a la certificación e inspección en sitio en cuestiones de autenticidad, utilizaremos la huella isotópica como herramienta complementaria.

“Esto es para evitar cualquier competencia desleal, identificar productos adulterados. Cada tequila va a tener su huella isotópica y va a ser distinta a la del otro”, agrega.

“También estamos trabajando en la construcción de la huella para estar un paso adelante en cuestiones de autenticidad, evitando así barreras técnicas al comercio del Tequila.

Finalmente, Rocío Fonseca Aguiñaga, considera que la huella isotópica puede ser un valor agregado para el tequila.

El proceso

La autenticidad de una bebida depende del cumplimiento de ciertos estándares como lo pueden ser costumbres, leyes, compuestos de referencia, especificaciones industriales u otro tipo de reglas escritas o no escritas, las cuales suponen en términos del origen, la materia prima utilizada y el proceso de manufactura.

En el caso del tequila, la autenticidad se obtiene a través de la inspección física y documental permanente del proceso de producción.

Para la construcción del banco, comenta la especialista, se requieren muestras de las compañías de sus diferentes productos, se solicita la información de origen y edad del agave con el que fue elaborado y cuales fueron los procesos de hidrólisis, extracción, fermentación y destilación que se utilizaron.

La primera determinación isotópica que se realiza es la del Carbono 13, la cual determina la materia prima con la que se elaboró la bebida, como puede ser alguna fruta, verdura, cereal, o en el caso del tequila, el agave azul.

La siguiente determinación, la del Oxígeno 18, nos proporciona información del proceso de producción, así como, del tiempo de maduración, por ejemplo, los valores del Oxígeno 18 en tequilas destilados en alambiques son diferentes a los obtenidos en columnas. Por este tipo de casos se solicita toda la información del proceso, para determinar que variable afecta a la huella isotópica”, explica la especialista.