En este 2021, la alcaldía Gustavo A. Madero contrató por más de tres millones de pesos a una empresa evidenciada por ser irregular.

Durante el año pasado, la demarcación que gobierna el morenista Francisco Chíguil Figueroa adquirió emulsión asfáltica a través de un acuerdo comercial por el monto referido con la compañía Concretos Asfálticos Pirámide.

Sin embargo, es una empresa cuyo domicilio legal proporcionado corresponde a un inmueble habitacional, no paga impuestos y subcontrata servicios.

Lo anterior, fue evidenciado por la Contraloría General de la Ciudad de México que también indicó que la compañía, por sus características irregulares, era incapaz para prestar servicios y ofrecer bienes relacionados con obras y construcción.

Millones anómalos en Gustavo A. Madero

De acuerdo con el contrato 02CDI72P0053121, que Reporte Índigo obtuvo a través de la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), la Gustavo A. Madero adjudicó la compra de emulsión asfáltica a Concretos Asfálticos Pirámide S.A. de C.V. por un monto de 3 millones 499 mil 999 pesos.

A su vez, el método de adquisición fue la adjudicación directa, es decir, no hubo concurso de licitación entre varios proveedores que asegurara las mejores condiciones para la demarcación territorial.

Según el documento, la adjudicación sin competidores se justificó en el artículo 54, fracción II, de la Ley de Adquisiciones de la Ciudad de México, que habla sobre las excepciones de la licitación pública.

“Peligre o se altere el orden social, la economía, los servicios públicos, la salubridad, la seguridad o el ambiente de alguna zona o región del Distrito Federal, como consecuencia de desastres producidos, por casos fortuitos o de fuerza mayor, o existan circunstancias que puedan provocar pérdidas o costos adicionales importantes”, dice el apartado con el que se sustenta la excepción a la licitación pública con la que se benefició a Concretos Asfálticos Pirámide.

En el acuerdo, la empresa declara tener “la capacidad, el equipo, herramientas, instalaciones, recursos financieros, humanos y materiales así como con la organización para suministrar los bienes del objeto del presente contrato”.

A su vez, proporcionó como domicilio para recibir notificaciones y avisos jurídicos el que se ubica en la calle Oriente 172, número 383, Colonia Moctezuma, alcaldía Venustiano Carranza.

Mientras que el contrato se firmó el pasado 2 de enero y la vigencia se estipuló desde la fecha de la rúbrica hasta el 31 de diciembre de 2021.

Por parte de la alcaldía autorizaron Pablo Trejo Pérez, director general de administración; Alejandro Alvarado Sánchez, director de Recursos Materiales; y Enrique Rojas Serafín, director general de Asuntos Jurídicos.

Empresa irregular e incapaz

En 2018, la Secretaría de la Contraloría General de la Ciudad de México (SCGCDMX) investigó a Concretos Asfálticos Pirámides y detectó que era una empresa irregular.

Según la auditoría A-1/5/2018 del órgano revisor del gasto del servicio público centralizado, la Contraloría Interna de Tlalpan verificó 27 contratos de obra pública celebrados en años anteriores y detectó anomalías en diversos, entre ellos, uno firmado con dicha empresa.

La investigación detalla que el acuerdo DT-2017-012-ADQ se le otorgó a Concretos Asfálticos Pirámide por 12 millones de pesos para la compra de mezcla asfáltica a través de un concurso de licitación pública.

Sin embargo, la primera anomalía encontrada es que la empresa ganó el concurso aún cuando no presentó un cuadro comparativo de precios.

Posteriormente, el órgano interno de control de la demarcación halló que la compañía declaró no pagar impuestos por nómina ni por uso de vehículos y adquisición de bienes inmuebles.

“Se advierte que el proveedor manifestó que no aplican los impuestos de predial, adquisición de inmuebles, nóminas, tenencia o uso de vehículos automotores usados, prestación de servicios de hospedaje y suministro de agua”, dice el órgano contralor local en la investigación.

Por otra parte, cuando la Contraloría realizó una visita domiciliaria se percató de que la persona que aparecía como representante legal fue desconocida por otro supuesto empleado.

“Se constató que las instalaciones del proveedor corresponden a una casa habitación atendiendo el C. Raymundo Ramos Pérez, manifestando que dicha ubicación correspondía a la empresa Concretos Asfálticos Pirámide, sin embargo, indicó que la persona reconocida por la delegación como representante legal de la empresa C. Francisco Fuentes Ramírez, quien firmó el contrato y a quien se dirigieron los oficios para realizar los pedidos, no forma parte de la empresa”, menciona el órgano de control.

Por lo cual, la autoridad fiscalizadora determinó que la empresa era irregular y no tenía la capacidad para prestar los servicios acordados, ni estaba al corriente de sus obligaciones fiscales.

“Se considera que el proveedor Concretos Asfálticos Pirámide no contaba con la capacidad, equipo, herramientas, instalaciones, recursos financieros humanos y materiales (…)”, dice la auditoría.

Y el órgano indicó que la compañía tuvo que subcontratar para cumplir con lo acordado en el documento.

Cabe destacar que el domicilio proporcionado por la compañía en el contrato referido por Tlalpan en 2017 es el mismo que aparece en el acuerdo comercial que la alcaldía Gustavo A. Madero le adjudicó.

La ubicación mencionada en Google Maps es un domicilio habitacional sin ningún rótulo, lona o imagen que indique que es la empresa supuestamente dedicada a la venta de concretos o asfaltos.

También puedes leer: Francisco Chiguil infla precios de materiales en GAM