El senador Francisco Búrquez asegura que la regulación excesiva y las prácticas proteccionistas son dos de los mayores frenos al crecimiento económico y el desarrollo, ya que desincentivan la inversión y el emprendimiento.

Para el legislador, las decisiones políticas en temas comerciales son el verdadero obstáculo para los consumidores y para los productores, pues las medidas regulatorias y la protección a la industria solo benefician a los emporios comerciales.

“Es muy importante la libertad para emprender, la libertad para consumir, la libertad para elegir del ciudadano y hay muchísimas limitaciones, miles de regulaciones que existen en el país que es como ponerle una camisa de fuerza al crecimiento de nuestra propia economía.

El progreso de la familia tiene que ver mucho con la libertad que tengan las personas y sus familias como los emprendedores para desarrollar sus pequeñas, medianas o grandes empresas”, señala.

El sonorense, partidario de una apertura comercial de gran calado, asegura el proteccionismo oficial a la industria nacional es un enfoque equivocado, ya que le cierra las puertas a los emprendedores a acceder a insumos a precios más competitivos, lo que al final termina encareciendo los productos y afectando al consumidor final.

“Lo que hace la mayoría de las regulaciones es ir en contra del consumidor. “Las regulaciones muchas veces hacen que los productores en México no cuenten con la posibilidad de tener insumos competitivos.

Si lo que queremos es proteger a los millones de mexicanos que son consumidores produciendo o consumiendo para su familia, está claro de qué lado tenemos que estar”, afirma.

La semana pasada, Búrquez y un grupo de legisladores presentaron una iniciativa con la que pretenden dar mayores atribuciones a la Cofece para que elimine prácticas anticompetitivas y ponga en primer lugar al emprendedor y al consumidor.

Con esta reforma se pretende que la Cofece tenga facultades de presentar controversias constitucionales contra los tres órdenes de gobierno, cuando sus regulaciones generen limitaciones o políticas contra la competencia y la libre concurrencia en el mercado; de igual forma busca que el ciudadano pueda denunciar prácticas anticompetitivas y que sean estudiadas en la propia comisión.

“Esta ley tiene la intención de empoderar al ciudadano. Lo que se busca es que la Cofece sea más competitiva porque la mayor parte de las limitaciones a la competencia y a la libre concurrencia, es la que permite a los consumidores y a los emprendedores tener diferentes opciones de insumos o los consumidores tener mayores opciones”, concluye.